Conflicto del SNTE hidalguense

La imagen del sindicato y su dirigencia siempre se han considerado como un sector conflictivo, por lo que se exigía constantemente una reforma educativa consensuado por todos los trabajadores  de la educación.

A partir de 1932 cuando comenzó la inestabilidad del empleo de los maestros y el mal pago de sueldos, surgió la Confederación Mexicana de Maestros (CMM) y a dos años se creó la Liga de Trabajadores de la Enseñanza (LTE); la Universidad Obrera, la Federación Nacional de Trabajadores de la Enseñanza (FNTE) y en 1933 surge la Confederación de Trabajadores de México (CTM), la cual afilió a una cantidad de maestros dando origen a la fundación del Sindicato de Trabajadores de Enseñanza de la República Mexicana (STERM), así mismo se creó el Frente Revolucionario de Maestros (FRM) al igual que el Sindicato Mexicano de Maestros y Trabajadores de la Educación (SMMTE).

A pesar de varios intentos de unir el sector magisterial, fue difícil por las diferentes ideologías y la importancia que tienen en el ámbito político y la lucha por el poder, sin embargo, lo imposible se logró en la Ciudad de México en 1943 al convocar el General Ávila Camacho al congreso de unidad que fundaría el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) representado por el profesor Lucio Chávez Orozco; desde ese momento se transformó en el Sindicato del Partido Oficial y se articuló dentro del sistema gubernamental mexicano.

La imagen del sindicato y su dirigencia siempre se han considerado como un sector conflictivo, por lo que se exigía constantemente una reforma educativa consensuado por todos los trabajadores  de la educación, siempre se ha refrendado el compromiso que los maestros tienen con el mejoramiento de la calidad de la educación en México. En el segundo Congreso Nacional Extraordinario, que se efectuó en la Ciudad de México Distrito Federal entre febrero y marzo de 1992, donde eligió el CEN del SNTE a la profesora Elba Esther Gordillo Morales quien ha gestionado diversos cambios dentro del mismo y se ha dado un poco más de juego a las corrientes opositoras, se han establecido nuevos juego en el trato con los partidos políticos, aparentemente dando una imagen más abierta y más plural al CEN del SNTE, sin salir del orden y el control.

En diciembre del año 2000 se celebró el IV Congreso Nacional Extraordinario en el estado de Chihuahua, evento que fue reconocido por la gran polémica que levantó,  sobre todo por la inconformidad de los trabajadores de la educación, momento que permitió a Elba Esther cambiar el rumbo del SNTE al aliarse con el ex presidente Vicente Fox, en el sentido que el SNTE tendría el beneficio que corresponde a los maestros en ese sexenio y tener mejora, dar frutos y asumir de esta manera el compromiso de la alternancia política que ocurría en el país; al mismo tiempo participar activa y directamente en la política nacional.

A muy poco tiempo de este cambio dentro el SNTE, comenzó el rompimiento entre las fracciones internas y de nuevo los vacíos del sindicalismo independiente fuera de orden y control; a la vez, la jefa Elba Esther en la experiencia como elementos característicos de la dirección oficialista, ayudó para negociar reivindicaciones a la baja al ofrecimiento de votos para candidatos panistas a cambio de lo exigido y tener cada día más cargos políticos y de manera muy señalada precisamente por esta situación y por la urgencia de la democracia en el sindicato magisterial; sugirieron varios movimientos al interior del SNTE entre ellos y el más grande es el grupo de los maestros afiliados al PRI.

En este contexto y bajo el control de Elba Esther Gordillo, su ambición por el poder y su obsesiva concentración del control personal, reveló desconfianza y al nombrársela presidenta vitalicia que fue lo que le obligó a generar diferencia de intereses políticos, aunado al retorno priista al poder, que igualmente le llevó a caerse y perder el control, aunque se sabe que sigue manejando los hilos del sindicato dentro de la cárcel. Como el caso de los ex dirigentes del SNTE en Hidalgo, Moisés Jiménez y la ex diputada Mirna García López, ahora se sabe que el gobierno priista en el estado de Hidalgo dio el golpe al sindicato al lograr que Francisco Sinuhé Ramírez Oviedo, Secretario de la Sección 15 del SNTE  obedeciera la decisión del ejecutivo estatal y tomara el control dentro de la sección 15. Lo anterior sólo consiste en preparar el terreno para la aplicación de la llamada reforma educativa y ante estos hechos, el grupo de Gordillo que encabeza Moisés y Mirna, despliegan ya una oleada de lucha contra la reforma y la negación absoluta realizada entre el secretario Ramírez de la sección 15 en Hidalgo, tal vez ahora con este posible cambio, la renegociación con el gobierno le permita tener beneficios a Gordillo.

colegiolhg@hotmail.com