Comportamiento de partidos sin cambio


La semana pasada dieron inicio las campañas electorales locales y de gobierno del estado con los partidos políticos. Los candidatos tendrán la posibilidad de generar afinidad de cara al 5 de junio, las circunstancias de las condiciones políticas, sociales y económicas no han podido llegar a una evolución sustancial; aún la disociación permanece entre la ciudadanía y los partidos políticos.

Otro factor es el bajo índice de participación ciudadana política, de manera específica en Hidalgo no existe una cultura de la participación política de tipo electoral porque más del 64% no van a votar y ante este indicador que podría apuntar que para ese proceso electoral, Hidalgo tendrá niveles de participación electoral por debajo del 35% y algunos de los expertos destacan una cifra mayor del abstencionismo; en otras palabras, el resto de los partidos políticos para vencer al abstencionismo deben cuidar la focalización de sus estrategias y mensajes al que se dirigen y articular la fórmula adecuada de comunicación para garantizar que su mensaje logre el impacto.

Sobre esto, los partidos y sus candidatos se encuentran obligados a modificar el fondo su dialéctica.

Frente a la contaminación visual, auditiva y ambiental que dejó la pasada contienda electoral y que en muchos de los casos terminaron fastidiando a la ciudadanía y alejándolos de las urnas, al observar el comportamiento de la campaña que está en marcha se puede decir que las elecciones del 2015 no fueron suficientes para que corrijan  sus errores los partidos políticos y constituye un parteaguas en el hacer político, e iniciar a recuperar la credibilidad perdida entre ellos y la ciudadanía.

Sin duda alguna, los partidos políticos siguen en el sueño guajiro lejos de su realidad, la cual debe hacer frente, por ello se augura lo mismo, el no poder legitimarse como representación auténtica del pueblo y ocasionar que las demandas e inconformidades de los ciudadanos sean canalizadas para que se atiendan y acaben con esta molestia entre los partidos y la ciudadanía.

Ésta situación ha hecho que las campañas continúen desprestigiadas, lo único que han logrado es una degradación de la imagen de los partidos políticos, aunque faltan todavía bastantes días para la jornada electoral.

La inexistencia de una campaña seria y motivada con un discurso aún está afuera de la credibilidad y la confianza de la gente.  Estas campañas no persuaden y los partidos han olvidado que la ciudadanía no se ha dejado seducir en la retórica hueca y a la politiquería que han presenciado siempre los mismos partidos políticos.

En este sentido, las próximas elecciones marcarán otra vez el hartazgo, la inconformidad de la ciudadanía, dando su voto al abstencionismo. Por este motivo, parece improbable esperar un cambio en el sistema de los partidos políticos, ni siquiera en la estrategia electoral, todo permanece igual sin ninguna novedad.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx