CNDH protege a agresores

La comisión puede ampliar el plazo una vez recibida la queja en las oficinas correspondientes, se le asigna un número de expediente y la Dirección General de Quejas y Orientaciones lo turna de inmediato a la visitaduría general para los efectos de su calificación.

Cualquier ciudadano violado en sus derechos puede denunciar y acudir ante las oficinas de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ya sea personalmente o por medio de un representante, así como por teléfono. Cuando los interesados son menores, los hechos pueden ser denunciados por los padres, parientes o vecinos de los afectados e inclusive por cualquier persona testigo de los hechos tiene la facultad para acudir ante la Comisión Nacional y notificar violaciones de derechos humanos de aquellas personas que por sus condiciones físicas, mentales y económicas no tengan la capacidad efectiva de presentar quejas de manera directa.

Las quejas deben presentarse dentro del plazo de un año a partir de que ocurren los hechos o en el momento de que el quejoso hubiese tenido conocimiento del mismo.

La comisión puede ampliar el plazo una vez recibida la queja en las oficinas correspondientes, se le asigna un número de expediente y la Dirección General de Quejas y Orientaciones lo turna de inmediato a la visitaduría general para los efectos de su calificación. Si la queja ha sido calificada como presunta violatoria de los derechos humanos, el visitador responsable de atender  mantiene estrecho contacto con los interesados para informarles sobre los avances generales del expediente de queja.

La Comisión de Derechos Humanos en el estado de Hidalgo que preside el licenciado Alfredo Sepúlveda Fayad donde se violan todas las reglas de protección a estos derechos tal vez por falta de conocimiento o profesionalismo.

Al respecto, se estipula que la CNDH ha recibido diversas inconformidades a través del recurso de queja y de impugnación, lo que a la fecha no ha resuelto y no ha concluido la revisión en varias quejas, entre ellas el expediente número CDHEHE-VGJ-3681-13 en el cual la queja del agravio es referente a una menor de nombre Guadalupe Montaño Cruz de nueve años de edad quien presenta discapacidad (CDYCIEMIPARESIA LEVE) donde la autoridad responsable no dio cumplimiento a los puntos de solución especificados; sin embargo, la agresora Sonia Saldívar Hernández en su carácter de directora de la escuela primaria General Netzahualcóyotl, turno matutino de la ciudad de Pachuca de Soto ha realizado acciones y omisiones que son violatorios de los derechos humanos en agravio a la menor Montaño Cruz, aunado a que la Comisión de Derechos Humanos no ha resuelto el asunto y mucho menos ha recomendado a la Secretaría de Educación Pública del estado de Hidalgo para que la niña tenga el desarrollo de sus actividades escolares en una mejor situación, en beneficio de ella.

La directora Sonia Saldívar Hernández una vez más discrimina a esta familia manipulando a varios de los padres de este centro escolar quienes también fueron ofensivos hacia los padres de la niña, además de que la directora cometió y permitió esa discriminación que causa a la pequeña ansiedad y maltrato psicológico. Por lo que ante esta circunstancia de continuar con conductas en su agravio y no existiendo garantía, los padres de Guadalupe se vieron obligados a cambiarla de escuela.

Por la recomendación de la directora Sonia, la autoridad de la Secretaría de Educación Pública representada por Martín Hernández, subdirector de control escolar le ha negado la prestación de servicios públicos en materia de educación; esta actitud agresiva originó una gran travesía ya que la sorpresa de los padres de la menor fue negativa en todos los planteles educativos.

A consecuencia de esta circunstancia, los padres de la menor acudieron a la Comisión de Derechos Humanos del estado de Hidalgo para solicitar a la autoridad responsable llámese visitador general, el licenciado Humberto Vieyra Alamilla quien rechazó la reapertura del caso por considerar que se trata de hechos distintos a los que originalmente el expediente cita, siendo que existe una previa investigación de la queja en la que el mismo visitador tiene conocimiento que la directora responsable había realizado una represalia por la queja iniciada. Con todo esto, omitió ampliar la queja sin fundamento ni motivo. Su respuesta carece de conocimiento sobre la legislación en materia de derechos humanos así como su reglamento.

Nadie puede estar en contra de las disposiciones de la Ley de los Derechos Humanos, pero lo visto es que en Hidalgo, los funcionarios de dicha institución no cumplen su función de proteger a la víctima, sino que benefician al que más poder tiene.

colegiolibredehidalgo@gmail.com

www.colegiolibredehidalgo.com.mx