Autonomía de la mujer hidalguense

La autonomía de la mujer contiene un problema de los tres de las principales causas sociales que afectan a la población que vive el desarrollo del estado de Hidalgo.

La equidad entre hombres y mujeres es un objetivo fundamental para el desarrollo de la sociedad hidalguense ante el incremento de la pobreza y la desigualdad en el estado de Hidalgo; se considera urgente una reflexión de fondo, para respetar la autonomía de la mujer. Para ello, aunado al discurso político que ocupa diariamente la prensa estatal apoyando el tema de la igualdad y la protección de la mujer, es necesario combatir la pobreza en reducir la marginación y exclusión, elementos principales en la creciente desigualdad social que atentan contra cualquier proyecto o programa de defensa a la mujer.

La violencia de género no sólo sumerge en condiciones inhumanas a grandes segmentos de la población, sino que genera tensiones sociales y afecta la estabilidad del desarrollo de la sociedad en su conjunto. Hidalgo es de las regiones más amplias en su biodiversidad, la cual supo reponerse de doloroso proceso, de las costumbres y leyes, la que a fuerza de valor, lograron conquistar escenarios de libertad política y el derecho de las mujeres.

 La desigualdad y exclusión hoy abarcan ya casi más de 80% de la población de la región, lesiona al tejido social, pesa negativamente sobre la economía, resta confianza a la política y pierde viabilidad el estado, por eso, es la necesidad de avanzar hacia una política estable económica y socialmente responsable.

La autonomía de la mujer contiene un problema de los tres de las principales causas sociales que afectan a la población que vive el desarrollo del estado de Hidalgo y siempre ha sido la preocupación del gobierno y todos los sectores sociales, económicos, educativos, la mayoría de los planes de acciones necesarias para cumplir con esta misión humana no han sido elaborados o aprobados ni a título individual ni conjuntamente en el marco de organización.

Por lo anterior, cabe recordar que el estado de Hidalgo cuenta con instrumentos que están en proceso de evaluación de las disposiciones discriminatorias que dejan a las mujeres sin protección alguna. El  Colegio Libre de Hidalgo ha elaborado una evaluación por medio de una encuesta realizada sobre la autonomía de la mujer hidalguense y el crecimiento de la desigualdad de género en la región, los datos observados muestran al preguntar a los hombres que si su esposa o pareja les pide permiso para trabajar, en 69% de las mujeres por sí mismas piden permiso, mientras el 62% de los hombres manifiestan que su esposa o pareja tiene que pedir permiso para trabajar y 59% le pide permiso para visitar a sus familiares y 58% tienen que pedir permiso para resolver los problemas de los hijos.

Lo visito de este indicador es que de todos los proyectos, ninguno ha resultado como se esperaba.

Si en verdad decidiéramos trabajar para combatir la violencia familiar y liberar a la mujer, consolidar la estabilidad de bienestar y a la vez desarrollar políticas económicas y sociales eficaces que permitan no sólo disminuir la discriminación y la exclusión de las mujeres de manera sustantiva, avanzando hacia la equidad. La intervención estatal deberá inhibir el problema de la equidad, el reto ahora es actualizar y modernizar la forma en que interviene el gobierno que se requiere un fortalecimiento sustancial de las políticas públicas para enfrentar el problema de la desigualdad en un contexto de estabilidad, la participación activa de los ciudadanos.

Las políticas y acciones de combate de la discriminación y la exclusión requieren de un marco adecuado que les otorgue estabilidad y paz social, por lo que comienzan a legislar en esta materia. Hago hincapié que el tema del gobierno de la equidad por sí solo no es suficiente si no va acompañado de política cívica en el sistema educativo, por ello, no hay otra alternativa para lograr avances en crecimiento con equidad que no sea la de elevar la capacidad de la educación y la productividad de la mujer en la fuerza de trabajo.

Evidentemente persiste la tendencia actual que la desigualdad social está en incremento día a día, por ello la necesidad de un cambio de discurso a los hechos y existe un anterior consenso en que esta lucha social requiere paralelamente trabajar en torno a una estrategia más equilibrada con respeto por la diversidad de costumbres y leyes, así mejorar los encadenamientos sociales de participar en la decisión política que corresponda a la autonomía de la mujer hidalguense.

colegiolhg@hotmail.com