Anticorrupción, reto y esperanza de los hidalguenses

En los últimos días, el Congreso local del Estado de Hidalgo dio su visto bueno a la Ley Anticorrupción a través de la cual se pretende avanzar en las causas de corrupción que abundan en el estado.

El proyecto fue apoyado por el gobernador Omar Fayad Meneses quien encabeza el redireccionamiento y la reingeniería de las secretarías de su gobierno y en general la administración pública como un inicio del cambio para combatir la corrupción al interior de las instituciones públicas.

Es difícil hablar de la corrupción y mucho más el combatirla sin identificar el concepto y las causas; la corrupción se conoce por indiferencia, inseguridad del empleo de los funcionarios que en su mayoría se les consigna el puesto por amistad, compadrazgo, pago de facturas electorales y algunos otros, al igual los ciudadanos quienes facilitan para adjudicar injustificadamente conductas incorrectas con mala intención de beneficiarse y crear un ambiente propicio a la generación de un clima de desconfianza; así el funcionario descubre una oportunidad y el interesado que es el ciudadano, un camino fácil para lograr agilizar sus trámites burocráticos a bajo costo y más rápido.

Por eso, la corrupción vale decir no es de cultura o costumbre, que aparezca espontáneamente, tiene sus raíces del mismo sistema de la administración pública que ha dejado este resultado de un deterioro en la calidad moral de una sociedad contaminada por el mal manejo de la administración pública que impulsa desde su generalización de quienes han accedido al poder político, público o desde la mediante su intervención; por ello, hoy en día difícilmente se podría desarrollar un gobierno libre de corrupción aunque implica la supresión de las normas que controlan actividades económicas y políticas.

Por lo anterior, en este sentido el gobernador Omar Fayad Meneses inició una búsqueda de los mecanismos que legitimen el liderazgo público llamado democrático, tal vez tiene un motivo el cual es la conciencia del deterioro del gobierno y el hartazgo de la ciudadanía para con los gobernantes.

En este caso, Omar Fayad Meneses en sus primeros 100 días de gobierno ha demostrado este mal del sistema de gobierno; utilizó cierta base empírica que se estima explica suficientemente esta situación, precisamente se intenta ofertar sus nuevas propuesta de gobierno de cara a procurar mejorar la relación político - sociedad, formulando varias opciones con la dimensión práctica, abriendo los mejores retos de recuperar la confianza de un pacto implícito y a veces explícito entre representantes y representados que sea universalmente compartido, reconocido y accesible entre gobernantes y ciudadanos.

En este contexto se adoptan posiciones constructivistas desde el punto de vista del gobernador y la ciudadanía.

En todo caso, el estado de Hidalgo aún con toda la carga normativa de su gabinete, se sitúa en la estela de la reflexión y estudios sobre la apatía llamada democracia de que son esencialmente factores de rendimiento de la clase política hidalguense, lo que explica este deterioro, aunado a la falta de confianza que dificulta los principios fundamentales en que se sustenta la propia llamada democracia; como es obvio, actualmente existe una distinción entre gobernantes y gobernados de carácter estructural, pero lo que es cierto es que hoy en día existe una esperanza de la ciudadanía con la imagen del gobernador Omar Fayad Meneses de borrar una visión negativa de la clase gobernante e incluso a los propios ciudadanos dedicados profesionalmente a la política y por ello Omar Fayad Meneses es quien normativamente propone una recuperación de las virtudes cívicas como vía indispensable para la mejora de la calidad de la llamada democracia.

Es cierto, nos preocupa que la voluntad de Fayad Meneses no se ejecute adecuadamente y dejar una democracia establecida, el desarrollo de una ciudadanía crítica de una buena información y un análisis ciudadano de las opiniones, también vale recordar que existe una crisis del interior de la cúpula priísta hidalguense.

Puede llevar la contra de acción política innovada encabezada por Omar Fayad Meneses, por ello habrá que ver si esa nueva reingeniería y redirección no generen más problemas a los políticos tradicionales, especialmente se le toma en un ambiente tenso, polarizado o guiado por el miedo al cambio; sin embargo, Fayad Meneses tiene el gane porque está trabajando para cubrir la esperanza de la ciudadanía al construir un estado deseado por los hidalguenses.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx