Alcaldes opositores forman frente

Los alcaldes de los municipios de Meztitlán, Gabino López Hernández; Mineral del Chico, Fernando Baltazar Monzalvo; Faustino Trejo Gutiérrez, alcalde de Agua Blanca; Pedro Porras Pérez de Tezontepec de Aldama; Miriam Ramírez Basilio, de Tasquillo; Yazmín Montaño, de Juárez Hidalgo; Marcelo Soto Fernández, Huasca de Ocampo y Humberto Pacheco de Mixquiahuala, encabezados por el senador perredista Isidro Pedraza Chávez, convocaron la semana pasada a conformar un frente popular para tomar medidas ante la crisis política y el deterioro de la economía del país, presentando una propuesta en la cual llamaron al gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, para construir un acuerdo con todas las fuerzas políticas en el estado, así mismo señalaron la necesidad del incremento salarial.

En cuanto al contenido de esta gestión tal vez su objetivo es la competencia, fomentar la voluntad del pueblo y dar una personalidad a los presidentes municipales de contribuir en la política en el cual están totalmente ausentes o más bien, para que se vean ante la sociedad ejerciendo algo mientras que al senador perredista Isidro Pedraza esto le ayuda a mostrar su capital político en el estado.

Por el otro lado podemos imaginar que es el inicio de tomar el poder dentro del Partido de la Revolución Democrático en el estado de Hidalgo, aunque no ha tenido respaldo alguno de los demás líderes perredistas de la entidad. Lo visto es que esta reunión no ha mostrado una unión entre sí o interés común, salvo el desayuno de lujo en San Javier.

Todos los discursos no han podido aislarse de la política de dividendos el cual sigue afectando al valor de las acciones de la sociedad hidalguense. Por otro lado ese tipo de hacer política solo produce insatisfacciones generalizadas en función de la percepción ciudadana. Vale recordar de aquí se deduce que este tipo de eventos podría disminuirse mediante la reivindicación del derecho de expresión de las diferencias como un derecho inalienable y no tener un clima de opinión fundado en los preceptos de la legitimidad que ninguno de los que estaban lo representan.

Lo visto solo provocan que su adversario debe buscar la forma para salvaguardar su sistema político, por su parte este grupo opositor debe rechazar la concepción de la política opositora como es el ataque, difamación, negación, rechazo a todo lo que ofrecen los adversarios. Esta forma las pretensiones se transforma en intolerancia, en una actitud que no busca reflexionar para tratar de entender las razones y los derechos de los otros, y parece que se encuentran dominados por la arrogancia y la prepotencia de poseer su verdad, es desterrar una serie de dogmatismo que no solo limite los aludidos derechos de libertad, sino que también, lo que es mas grave nulifica las reglas de la llamada convivencia democrática, aunado a ilustrar una concepción no democrática de la competencia entre los adversarios.

En consecuencia, se encuentran en una estrecha relación en la medida en que produce fanatismo e intolerancia, analizar estos fenómenos de persecución resulta de gran interés en vez de representar el núcleo de la resistencia al cambio político genera mas alejamiento de la sociedad e incrementa el hartazgo de la ciudadanía.

A este respecto no es necesario hacer un elenco de las posibles consecuencias que puede sufrir los grupos que padecen el fanatismo cuando el prejuicio en que se basan los resultados desfavorables, sabiendo que en una llamada democracia cualquier forma de perjuicio en la medida en que produce desorden e intolerancia debe ser competitivo porque esto inspirado en la voluntad del poder anula la participación de los demás luchadores sociales y la ciudadanía, además anula los valores de la llamada democracia en la medida en que no acepta a quien no piensa o actúa de su mismo modo.

colegiolibredehidalgo@gmail.com
www.colegiolibredehidalgo.com.mx