Sara S. Pozos Bravo

El señor de las tangas

El dirigente nacional de Provida, A.C., Jorge Joaquín Ignacio Serrano Limón, fue detenido hace unos días tras haber sido investigado durante más de una década por la Procuraduría General de la República (PGR). Serrano Limón representa sólo la punta del iceberg de cómo la impunidad y el desvío de fondos a través de un montón de asociaciones procatólicas como Provida, fue el pan de cada día en el sexenio foxista. Serrano Limón se codeaba con la ex primera damita, la muy famosa y ambiciosa Martita Sahagún; recibía de ella y de sus influencias, favores al por mayor; se paseaba en Los Pinos y daba entrevistas a diestra y a siniestra. Por si fuera poco, encabezó la campaña contra la despenalización del aborto en el Distrito Federal cuando fue jefa de gobierno Rosario Robles.

Años después de esas apariciones, Serrano Limón es detenido. Se le acusa de no haber comprobado el destino de más de 30 millones de pesos. También se le acusa de que los comprobantes presentados corresponden a gastos realizados en ciudades en donde no había Centros de Ayuda para la Mujer. La historia de cómo Serrano Limón obtuvo los recursos ni siquiera ha salido a la luz pública pero todo comenzó en 2003 cuando a través de un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud –de esos de los que hay muchísimos en la administración pública federal, estatal y municipal- firmó un convenio con la Administración de Patrimonio de la Beneficencia Pública. En 2007, un particular solicitó vía transparencia copia de los contratos, acuerdos convenios y etcétera pero el Comité de Transparencia resolvió que no podía entregar específicamente los convenios de 2003 y 2004 porque se encontraban bajo reserva en una demanda civil que había promovido la Secretaría de Salud y su órgano desconcentrado contra el Comité Nacional Provida A.C. El contenido del convenio firmado tenía por objetivo nada más y nada menos que fundar 10 Centros de Ayuda a la Mujer y salvar a 5 mil bebés y mujeres del aborto.

El tema del recurso otorgado a Provida fue abordado por la revista Proceso el 23 de julio de 2004. En ese documento (http://www.proceso.com.mx/235044), Proceso daba cuenta que Serrano Limón había revelado un compromiso entre él la Secretaría de Salud en la administración de Vicente Fox. El entonces director general Carlos López-Bosch, terminaba el compromiso porque Serrano Limón no había documentado la utilización correcta del recurso. El semanario dio cuenta que los comprobantes presentados por Provida a la Secretaría de Salud, revelaban que la compra de hombre se había realizado en tiendas departamentales como Aca Joe, Liverpool, Palacio de Hierro y Zara. Por esos años, Serrano Limón en entrevista con Televisa, aseguró que en convenio con la Secretaría de Salud se había acordado que se le comprarían tangas a las mujeres que trataban en los Centros de Ayuda.

El caso es que Serrano Limón se encuentra en el reclusorio de la Ciudad de México y quién sabe cuántas cosas más se den a conocer en estos días.

www.sarapozos.mx