Sara S. Pozos Bravo

Otros “no se olvida”

Hay otras fechas o acciones que no deberían de olvidarse en este país, que deberían de quedar en la memoria colectiva para la posteridad, que deberían de dar para artículos, libros, ensayos, documentales, seminarios y un largo etcétera. La siguiente es una lista propuesta por mi memoria que desea no olvidar este y otros temas.

1. Acteal. En diciembre de 1997, un supuesto grupo de paramilitares irrumpió en un templo evangélico para asesinar a quemarropa a más de 40 indígenas que asistían a la ceremonia religiosa. El tema, apenas este año, volvió a cobrar interés mediático toda vez que un grupo de indígenas se presentó en una corte estadunidense para promover un juicio contra el ex presidente de México, Ernesto Zedillo. Las investigaciones en torno a tan vil e indignante asesinato masivo responsabilizaban directamente al entonces presidente de México. La matanza en el pueblo tzotzil evangélico de Chiapas tenía tintes de discriminación religiosa pero tal hipótesis nunca pudo verificarse.

2. La discriminación por cualquier motivo en el país sigue estando presente. No podemos eliminarla. No parece encontrarse solución alguna. Pero el hecho que tengamos consciencia del problema nos hace tener presente la obligación para encontrar una solución. Los datos no mienten: uno de cada siete mexicanos discrimina; el grupo más vulnerable y que padece hasta tres veces la discriminación es la mujer indígena no católica; los factores que provocan la discriminación en México son: la televisión y la iglesia.

3. La violación sistemática de Derechos Humanos. El tema de los derechos humanos fue uno que incrustaron a punta de presión internacional en la agenda política nacional. El contexto de esa inclusión fue la firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte. Como su origen estuvo viciado, el daño es incalculable en su implementación. Hoy como nunca, se violan derechos humanos en el país. No nada más el Ejército desaparece personas. También lo hacen las diferentes corporaciones policiales del país. Además de las desapariciones forzadas, afloran la tortura y detenciones ilegales como acciones hormiga en todo el país.

4. Octubre 2 de 1968. Sin duda, la fecha más emblemática de la historia moderna del país. Hay que luchar por mantenerla viva a pesar de no haberse hecho justicia con todas familias de desaparecidos en esta fecha y en 1971. Hay que insistir en que jamás se repita un episodio de esta naturaleza. A como de lugar, debemos de mantener vivo el acto de gobierno contra sus gobernados, la masacre y la desaparición de la que fueron víctimas tantos estudiantes.

Finalmente, quiero comentar que el primer sábado de octubre de hace un año, MILENIO JALISCO tuvo a bien incluirme en su rol de especialistas y escritores. Al hacerlo, me dio la oportunidad de superarme a mi misma, de leer desde otra trinchera y de tratar de satisfacer a un exquisito público, experto y crítico de muchos temas. Simplemente, mi gratitud por la oportunidad.

www.sarapozos.mx