Sara S. Pozos Bravo

La esquina del autor

Un lugar con un concepto innovador. Un espacio en el que todos son autores: el chef, el barman, el comensal, el mesero. Aquí todos dejan su toque particular en el trabajo. Es una forma de trascender. También es un lugar para exposiciones de artistas como la que se exhibe actualmente. Pero sobre todo, es un lugar en el que se come bien, se come rico, no es caro y está bien atendido. El agasajo llega por todos lados y el paladar lo disfruta en cada momento. En un nuevo restaurante ubicado en la zona de López Cotilla, en la zona rosa de Guadalajara.

Un nuevo restaurante que promueve un espacio acogedor, que proyecta a los desconocidos y que consolida a los talentos jóvenes con “la esquina” en donde cada autor expone su obra. Un lugar en donde uno puede sentarse a escribir horas porque el ambiente crea las condiciones para la inspiración y las ideas. Un lugar en el que se pueden generar proyectos, acordar negocios, pasar un rato agradable con el amigo, la familia, los compañeros de trabajo.

Detalle a detalle, el lugar está repleto de ideas frescas, juveniles, combinadas con la mano de obra de un artesano y la idea juvenil de un restaurante bajo el concepto de cocina del autor. Es algo ecléctico. Algo creativo que está buscando una posición en un mercado cada vez más exigente. Algo que sí, efectivamente, atrae, gusta, llama la atención. Porque no sólo el espacio en sí es agradable sino principalmente el toque del chef en su sazón y en sus platillos. Y no sólo el comer bien sino el comer a un precio justo, nada exorbitante y alcance de todos.

Desde el punto de vista económico, la apuesta por este concepto es una inversión para la ciudad e implica la generación de, al menos, veinte empleos directos y otros tantos indirectos. Es una apuesta por la formalidad esperando la recuperación de la inversión en algún tiempo razonable. Por eso le dedico estas líneas a “La esquina del autor”, porque en época de crisis la inversión y generación de empleos hay que aplaudirlos. Porque, además, en el área en donde me desempeño, el tema de la generación de empleos para una metrópoli como Guadalajara y su zona metropolitana, es de suma importancia para la estabilidad social.

La decisión entre convertirse en un chico “nini”, elegir el camino de la delincuencia o conservar las opciones de seguir estudiante va condicionada, invariablemente, de que los más jóvenes encuentren un empleo que les permita seguir con sus estudios, al mismo tiempo que trabajan. Eso es el México de hoy, uno en el que el estudiar no es garantía de nada; un México limitado profundamente por la falta de empleos, o por empleos mal remunerados, por la falta de valores y por una clase gobernante altamente cuestionada. Un México en el que todos ven el futbol pero son incapaces muchos de ellos de seguir un inexistente pero esperado debate por la reforma.

Así que, a los empresarios que crean los empleos que el presente y futuro del país requiere, venga todo el apoyo posible.

 

www.sarapozos.mx