Sara S. Pozos Bravo

Derecho de piso y otros costos indirectos


Pues sí, así como lo lee. El "derecho de piso" fue inventado por el crimen organizado y se hizo famoso en Michoacán. Un buen día, llegaron los integrantes de no sé qué organización y le dijeron –primero- a los de los tianguis, que por vender ahí se mocharan con una cuota. La autoridad, perpleja, no intervino y/o se coludió con ellos. Luego, pasaron de los tianguis a todo lo que se les ocurriera. Cuando trabajé en Michoacán, los rumores comenzaron a llegar asegurando que comenzarían a cobrarles a los funcionarios su "cuota respectiva". En eso me vine y nunca supe si fue sólo eso o se convirtió en una triste realidad.

El tema no es exclusivo del vecino Estado. Acá también se presentan algunos casos. Pero el que más me ha dejado abstracta y sin razones que lo expliquen, fue el de esta semana. En alguna colonia de cierto municipio, cercana a mi centro de labores, la calle ha sido tomada por los "lava coches", los "viene viene". La primera vez que me estacioné en esa calle, le dije al lava coche que no le pusiera moneda al parquímetro, porque la insistencia del tipo era que le dejara dinero "por si pasaba el inspector". Indignada, le dije que no y dejé mi vehículo estacionado. Unas semanas después, busqué lugar en la misma calle y el mismo que me pedía dinero me impidió estacionarme so pretexto que ya tenían apartado el lugar para alguien más. Como la zona en cuestión está llena de oficinas y empresas, los lugares en la calle –aun habiendo parquímetro- son insuficientes para la cantidad de personas que llevamos vehículo. Entendí entonces que tenía que llegar a un acuerdo y hacer las paces con los viene viene. Así que en esta semana, les dejé las llaves de mi vehículo y asumí el costo por hacerlo. Al salir, le insistía en que no me cobrara mucho. "Pues mire, seño. Si me paga $400 por mes, el día le sale a $20. Si no me paga por mes, el día le sale a $30. Entonces, le conviene pagarme por adelantado porque se ahorra $200 pesos". Pagué mi cuota de treinta pesos, revisé apurada mi vehículo y me alejé del lugar.

Luego, en el trayecto de regreso a casa, pensé: el tipo tiene, al menos, 15 vehículos de espacio. Si cada uno le paga sus $400 por adelantado, tiene un ingreso mensual de 6,000 pesos; no paga impuestos, lava, además coches, así que seguramente tendrá un ingreso mensual de unos 7,000. Quizá no estudió, acaso la secundaria, trabaja sus ocho horas y descansa sábado y domingo porque esos días no hay tantos vehículos. Así que decidí denunciarlo.

Cuando platicaba con una compañera de trabajo sobre el tema, se indignó tanto que la frustración por el trabajo realizado se dejó ver en sus ojos. Parece imposible erradicar tantos y tantos actos de corrupción, desde lo local y hasta lo nacional, que no nos queda otra que la sensación de fracaso. Puede que la autoridad esté haciendo su trabajo pero se requiere erradicar estos costos indirectos, ilegales e ilegítimos que son el pan de cada día en nuestras ciudades, por lo anterior y porque minan la economía familiar del mexicano.

www.sarapozos.mx