Sara S. Pozos Bravo

De la Bienvenida al Memorial Santo

Sebastián salió hace unos días de Gijón, España. Al llegar a Madrid se encontró con que su vuelo tenía un retraso de más de cinco horas. El itinerario marcaba su llegada al aeropuerto de Nueva York el pasado 3 de agosto pero el retraso en Madrid provocó la reprogramación de su viaje. Un día después, el 4, llegó a Estados Unidos para hacer escala en el aeropuerto internacional de Houston, Texas. Con su pase de abordar en mano, el vuelo de Houston a Guadalajara sufrió otro retraso de cinco horas más. Al final, arribó a Guadalajara 24 horas después de su itinerario inicial. Sebastián inició su peregrinación en atención a la invitación que hiciera el apóstol de Jesucristo, hermano Naasón Joaquín García, para participar en la Santa Cena este 2017 de la Iglesia La Luz del Mundo. Y al igual que Sebastián, miles de creyentes hicieron lo propio y comenzaron su traslado hasta la Hermosa Provincia, sede internacional de la Iglesia.

Así como Sebastián está Andrés que viene de Suiza. Sin posibilidad de asistir este año, esperó con ansia la oración apostólica del hermano Naasón, el pasado día 1. De pronto, las posibilidades económicas se hicieron realidad y alcanzó a adquirir su vuelo viajando de Ginebra a Amsterdam, de ahí a la Ciudad de México y de ahí a Guadalajara.

Los casos de Sebastián y Andrés –y de miles de hermanos- son la forma evidente del ánimo, la fe y la esperanza de toda una comunidad cuyo eje de identidad es la fe en Jesucristo. El sacrificio de su maestro, acaecido hace más de dos mil años, constituye la fiesta más grande de toda la Tierra. Este sacrificio y su recuerdo se ejercita todo el tiempo en La Luz del Mundo pero sólo en un día, una vez al año, el momento en que el presente se fusiona con el pasado, el momento en que el creyente es nuevamente uno con su Creador, uno con Jesucristo, uno con el apóstol, se lleva a cabo en el acto más solemne de la Iglesia en la Santa Cena.

La antesala de la esperanza y fe de miles y miles de creyentes, tiene un punto de oasis el día 9 de agosto, fecha en la que se lleva a cabo la ceremonia de Bienvenida a las delegaciones de 55 países. Por cierto, este año y en cumplimiento fiel a la promesa de Dios al apóstol de Jesucristo, hermano Naasón, se suman a la lista de los países en los que la Iglesia tiene presencia Gabón, Sudáfrica y Hong Kong.

A la par de este momento, los 11 días que se reúnen los delegados en Hermosa Provincia y colonias aledañas, habrá otros significativos y relevantes por su dimensión social. Uno, por ejemplo, al que asistirán empresarios y profesionistas de La Luz del Mundo, se llevará a cabo en el Teatro Degollado, en el que se abordará el análisis en términos sociales del impacto empresarial y profesional de la Iglesia.

Así, en espera de participar en el Memorial Santo, los cientos de miles de creyentes se preparan para unirse en la fe y el espíritu mediante la autoridad apostólica, a ser uno con Cristo y con Dios. Porque cada vez que lo hacen, reafirman su convicción de una segunda venida de Jesucristo.

www.sarapozos.mx