Sara S. Pozos Bravo

Instrumento escogido

Es un designio. Una elección. Es un acto narrado en la historia bíblica que refiere a cómo Dios, en su sola potestad, determina un momento, una circunstancia y una persona a quien le delega la responsabilidad de guiar los destinos de un pueblo denominado en la época del apóstol Pablo como iglesia. Ese “conjunto de creyentes”, también elegido por Dios, requería de un guía que alumbrara el camino, tal y como Jesucristo lo había hecho, pero ahora bajo la autoridad apostólica de esa figura llamada Instrumento Escogido. Es el apóstol, otrora persecutor de la fe que luego había de defender, a quien Dios llama en una circunstancia específica, habiendo determinado el momento, para figurar como ese instrumento designado por Dios para escribir la historia del cristianismo.

Ese cristianismo auténtico, entre cuyos pilares fundamentales se encuentra la elección de Dios a los hombres, existe en la fe de los creyentes de la iglesia La Luz del Mundo. Ese pilar fundamental denominado elección de Dios, sostiene la facultad absoluta del Creador para elegir a una persona, en un momento determinado y bajo circunstancias específicas –a veces inexplicables para la razón- está vigente en la persona del también apóstol de Jesucristo, hermano Samuel Joaquín Flores.

El hermano Samuel Joaquín, elegido por Dios y llamado para ser ese instrumento escogido, no sólo establece la continuidad del plan de Dios para los hombres narrado y descrito en la Biblia, sino que es el elemento de cohesión, de unión, de identidad y razón de ser de miles de personas. Es el motivo por el que cientos de integrantes, vienen de otras ciudades del país y de otros países del mundo, para reunirse en la colonia Hermosa Provincia de Guadalajara, estos días. Es la razón que los hace desplazarse y recorrer distancias. Es la causa que ennoblece la fe cristiana, sincera, auténtica.

Aunque para algunas personas tales acciones les parezcan desproporcionadas, en realidad resultan tan justas como necesarias cuanto más se entiende y se razona la importancia y trascendencia para la fe de ese instrumento escogido. Cuando la fe y sus principios fundamentales de libertad, de esperanza y de fraternidad se razonan, desaparece la sombra del fanatismo y entonces el ser humano, acoge en su interior esos principios y los pone como entes normativos de sus acciones. Entender eso y otros aspectos de tipo doctrinal e incluso cultural ha sido parte del trabajo religioso que el apóstol de Jesucristo, hermano Samuel Joaquín Flores, ha realizado a favor de los creyentes. En su función como instrumento escogido, ha develado las formas más profundas del conocimiento de Dios y las ha hecho entendibles para la razón del creyente.

Por eso y muchas otras razones más, el próximo 14 de este mes, miles de personas presentes en Hermosa Provincia y miles más ausentes, se unirán en una súplica de acción de gracias, por haber concedido un año más de vida al hombre que guía los destinos de La Luz del Mundo.

www.sarapozos.mx