Sara S. Pozos Bravo

Barbarie

Definida por la Real Academia Española como falta de cultura y civilidad pero también como fiereza y crueldad, la barbarie se ha apoderado de esta civilización. Quién sabe cuánto hemos acumulado como sociedad que las normas mínimas de convivencia han dejado de ser el piso en el que nuestros pies se sostienen. Y quién sabe también si sea momento de cuestionar todo lo que incluso conocíamos como civilidad.

La barbarie puede conllevar o implicar la parte negativa de la civilidad y la cultura; es decir, los antivalores de una u otra palabra conllevan incivilidad e incultura. Desde este punto de vista, el ex gobernador de Veracruz, ahora prófugo, ha caído en la barbarie. En ese mismo nivel se encuentra el gobierno de Peña Nieto que con fiereza y crueldad, endeudó de manera inhumana a nuestro país y ahora amenaza con disminuir cuanto presupuesto sea posible, so pretexto del pago de la deuda, la maldita deuda eterna que creíamos haber olvidado. En el marco de la incivilidad y la incultura, los políticos han demostrado estar a la altura de la barbarie pero no son los únicos.

No deja por eso de asombrarnos cuando un grupo denominado "Grupo Élite Antirratas" (con inspiración política, pues), cercenó las manos de varias personas en estos días. Aprovechando las redes sociales, abren su página y difunden sus actividades al más puro estilo del viejo oeste, de las conquistas o de las cruzadas. "Buenas noches hoy por la tarde acudimos al llamado de unas personas por inbox qe nos decían de esta calle que asaltaban en pleno día y afirmativo al llegar nos encontramos con este chico robando un cel iphone 6 a una chava obio entre yo y otro compañero los sometimos y le tomamos una foto para nuestro muro como ven a este rata de Guadalajara? Que le hubieran echo ustedes? Atee: GEAR GUADALAJARA JAL". La foto en cuestión muestra a un joven amarrado a un poste con su ahora famosa leyenda: "esto me paso por rata".

Desbordada, la Fiscalía General de Jalisco pretende minimizar el hecho. Ya saben, todo es tema del crimen organizado. Lo cierto es que la impunidad, la corrupción y los malos gobiernos han atizado la hoguera social que parece indetenible en el corto plazo. Al mismo tiempo, las redes sociales que pudieron haber sido utilizadas en muchos sentidos positivos, se han convertido en la ventana más grande y poderosa donde no hay censura pero también donde se dan a conocer los aspectos más bajos del ser humano. Al garantizar el anonimato, las redes sociales convierten la acción en noticia que todo mundo comenta, muchas veces sin el más mínimo sentido de nada. La paradoja más grande de las redes sociales es que entra más gente las utiliza más poco confiable se convierte el contenido.

La barbarie, una etapa de la humanidad que creíamos haber superado hace muchos cientos de años, devela con profunda e irrefutable claridad la parte más vil e inexplicable del ser humano. Si es el que roba desde su posición privilegiada de poder; si es el que cercena a otros seres humanos; si es el que condena a toda una generación a vivir en la pobreza... cualquier de estos personajes nos recuerdan lo que no debemos ser como civilización.

www.sarapozos.mx