Sara S. Pozos Bravo

Agosto 9

El calendario transcurre. El tiempo se acerca. La ceremonia de bienvenida a las delegaciones asistentes a la Santa Cena, también. Es la Santa Convocación de la Luz del Mundo. Es el lugar en donde se reúnen miles de peregrinos, cientos de creyentes. Es uno de las reuniones religiosas más grandes el mundo y se lleva a cabo en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

La ceremonia de bienvenida, normalmente, se lleva a cabo el día de hoy. Es el único día en el que, sin importar el lugar del albergue o colonia donde se hospedarán los peregrinos, se reúnen en la colonia Hermosa Provincia. Todas las calles, las ocho que convergen a la Glorieta Central en el primer cuadro de la colonia, más las seis del segundo cuadro, lucen pletóricas. Hombres y mujeres, niños y jóvenes, todos los que a la Santa Convocación han llegado, están presentes en este día.

Justo cuando se asoma el sol, a primeras horas de la mañana, las calles comienzan a llenarse. Una a una, las personas se apostan en el lugar asignado. Con la llegada de la mañana, la salida del sol urge también la apertura de las sombrillas, la búsqueda de la sombra. Así, hasta cerca de las 9:00 de la mañana cuando, minutos más o minutos menos, da comienzo la ceremonia en donde las delegaciones internacionales, primero, y luego los ministros nacionales, hacen su arribo al interior del templo sede internacional de la Iglesia La Luz del Mundo. Y es cuando la desesperación de días atrás, se transforma en llanto de alegría, de agradecimiento, de consolación. La tristeza de los días previos a agosto, se cambia en paz y tranquilidad. El caso y los impedimentos de antes, se convierten en el oasis y libertad espiritual.

Por eso el llanto es incontenible, la alegría indescriptible, los rostros llenos de paz, inenarrables, la sensación de estar en otro mundo, inevitable. Porque en La Luz del Mundo las cosas cambian y la vida de los creyentes también. Porque en general, se intenta ser congruentes entre lo que se cree y lo que se practica y por eso mismo, llegan a Guadalajara miles de creyentes. Por eso el pasaje es insuficiente y se encarece injustificadamente pero se encarece. Y cuando todo esto pasa, cuando han llegado a Hermosa Provincia, cuando han orado a Dios, cuando han agradecido el favor de su bondad, cuando han encontrado la paz y la tranquilidad, un abrazo de bienvenida culmina la ceremonia.

Todo como preparativo de la Santa Convocación 2014. Todo bajo la autoridad apostólica del hermano Samuel Joaquín Flores. Todo, con absoluto orden y disciplina. Todo, en armonía y tranquilidad, en oración y arrepentimiento, en consagración y disposición del ser para acercarse a Dios. Todo y todos en espera que la autoridad del hermano Samuel Joaquín Flores sea para congraciar al hombre con el Creador, para eliminar la barrera que los separa, para ganar la vida después de la presente.

Así La Luz del Mundo. Así miles de creyentes. Así hasta agosto 14. Así hasta escuchar la voz del hermano Samuel Joaquín Flores.

 

www.sarapozos.mx