Voces callejeras

¿Se drogarán los violentos?

Es lunes y supongo que infinitas voces autorizadas ya exigen que los violentos sean excluidos de los estadios. Nunca pasan dos minutos después de los incidentes (otra vez en Torreón) para que recaigamos en las mismas conclusiones facilistas sobre una situación que seguimos sin comprender.

Similar a la legalización de la mariguana y su determinismo gubernamental. Toda la semana pasada se polarizó un debate que ni siquiera resuelve las inquietudes más básicas sobre una problemática que ha causado miles de muertos en México. Nos nublamos la vista con 28 gramos mientras todavía son nulos los análisis sobre el obligado marco legal y sanitario que debiese acompañar las medidas expuestas por Peña.

Y es la miopía constante lo que iguala ambos mundos. Ni legalizar la mota ni erradicar malandros son soluciones para un panorama que se enquista entre tabúes mezquinos. Porque una persona no dejará de ser violenta porque le prohíban ingresar banderas o viajar de visitante. Tampoco lograremos que narcomenudistas con RFC le ganen a los cárteles.

¿Comprendemos por qué la gente se agrede? ¿Qué razones tiene para violentarse constantemente? No son los colores ni un club. Las repuestas están en las calles y lo cotidiano. Las frustraciones y la falta de oportunidades. Un combo que no justifica sus acciones pero que apunta hacia las soluciones que debiésemos buscar. Miremos el contexto, la mala praxis policial y las decisiones erradas de las directivas. Lo mismo para la mariguana y tanta palabrería que se aleja de las motivaciones citadinas que empujaron a su adicción. ¿Quién venderá la droga? ¿Habrá retenes antimota? No he escuchado de campañas preventivas ni reactivas en el IMSS.

¿Cuándo veremos el cuadro completo?

Queda claro que tanto en el futbol como con los estupefacientes el cortoplacismo manda. Quienes gobiernan (club o país) buscan soluciones simples que les quiten el problema de encima. Nunca ahondan en las raíces y por eso cada cierta cantidad de días volvemos a discutir sobre lo mismo y nos recetan medicina inútil que dura NADA.

@santiago4kd