Voces callejeras

Siempre me quedaré con Fidel

Siempre me dio la sensación que Fidel existía para que pudiéramos lavar nuestras culpas. Hizo lo que pocos creían y se mantuvo más allá de todo límite pensado. Analicémoslo con tranquilidad y comprenderemos que a Cuba nunca se le dio respiro.

¿Por qué nos hemos empecinado en buscar en Fidel ese ideal que el capitalismo no pudo lograr? Por supuesto que el sistema cubano no es perfecto y ha tenido errores gravísimos. Pero también veamos al sistema que domina el planeta y si tenemos una mínima autocrítica no dejaremos mucho margen para sentirnos superiores.

¿Qué simbolizaba Fidel? Esa terquedad de saber que su camino era el correcto y que moriría en la suya. ¿Equivocado? En muchas decisiones sí y por eso miles de cubanos han escapado y satanizado su socialismo isleño. Los absolutismos siempre han sido dañinos y privar de libertades al ser humano es inadmisible.

Pero a su vez, y por eso sigo pensando en el término absoluto; quienes han perseguido a Fidel representan a sociedades enfermas de consumo, violencia y superficialismo extremo, pero siempre el tirano fue Castro. ¿Tanto mejor es la democracia capitalista que nos controla desde hace siglos? Es muy extraño que nadie se pregunte sobre la hipotética actualidad de la Cuba de Castro si sus rutas marítimas hubiesen quedado intactas y sin sanciones arbitrarias de Estados Unidos.

Y si la geopolítica nos confunde se los pongo más simple: el tabú principal, para quienes nacimos en el mundo del  consumo, es la extraña noción de comprender que el arroz es arroz y el cereal es cereal. No necesitamos catorce marcas diferentes con envolturas que me convenzan cuando lo que necesito es (simplemente) comer. Mismo principio para la educación, la salud y otras cuestiones básicas que ¡oh sorpresa! en nuestros países perfectos se volvieron obscenamente prohibitivos.

Esto es lo que siempre valoraré de Fidel como su legado; el saber que es posible vivir sin esa costra superflua que cargamos y nos carcome alienados en este mundito que amamos considerar perfecto.

Twitter: @santiago4kd