Voces callejeras

La estafa de Peña Nieto y Naranjo

Las preguntas son tan obvias como obscenas: ¿Quién nos estafó? ¿Nuestro Presidente o el general Naranjo? Imposible no indignarse cuando la noticia de su vuelta a Colombia se hacía pública siete días atrás.

Óscar Naranjo Trujillo fue el afamado asesor extranjero que Enrique Peña Nieto contrató en tiempos de su campaña presidencial. Canonizado por haber coordinado la operación que ultimó a Pablo Escobar; el militar fue clave para desmantelar a traficantes y paramilitares.

Y con esas credenciales, el priista aprovechó la endeble posición del PAN y atacó a la yugular. La opinión pública nacional vio con buenos ojos que el zar antidrogas de Colombia lograse remediar lo que Calderón no pudo en su sexenio y los índices de popularidad del candidato se dispararon.

Catalogado como asesor, Naranjo estableció una oficina en el Distrito Federal y diseñó un bunker de operaciones donde la política parecía la prioridad. Con las elecciones ganadas y Peña Nieto en el poder, las oficinas se usaban para la logística entre la DEA, el gobierno y grupos empresariales afines a las estrategias federales.

Pero la fiesta duró poco y la pesadilla comenzó. El perfil de Naranjo siempre había sido demasiado alto como para establecerse bajo el ala de Peña Nieto.

La vieja guerra del narco se encaminaba hacia el peor de los escenarios. La llegada priista logró un país donde los cárteles reacomodaban las piezas y ciertos pactos de poder volvían a funcionar. Sin tanta exposición sangrienta, la percepción popular sobre la inseguridad disminuía y el futuro asomaba optimista para México.

Porque el esquema de pacificación no incluía a dos actores de antaño. Policías comunitarias y autodefensas populares reaparecieron en un mapa regional vapuleado por la impunidad. Cientos de hombres con fusiles aprovecharon los derechos humanos para arrinconar las opciones federales de desarme y la caja de Pandora se abrió.

Otra vez las odiosas comparaciones hacia Colombia eran obvias y el Gobierno Federal se hacía tonto. Pero no hay problema, aquí estaba el general que arrinconó a los paramilitares de su país; el superhéroe colombiano que contrató Peña Nieto para acabar con estos problemas.

¿Qué ocurrió? Todo lo contrario, y mucho peor. La pasividad gubernamental fue tan manifiesta que las autodefensas todavía se niegan a entregar las armas. Dicen que su lucha contra los narcotraficantes no acabó y cumplirán con su objetivo. ¿Qué hace el gobierno? Observa y obliga a los grupos más débiles para que entreguen las armas. Ok, ¿y los demás? Nunca dejarán las ametralladoras porque la guerra será eterna en esa tierra.

Y Peña Nieto lo dejó crecer y a Naranjo se le durmió. Tanto Michoacán como Guerrero siempre fueron el corazón del narcotráfico nacional. Los cárteles  y mafias (piratería) controlaban esa zona bajo supervisión de las estructuras federales y nadie se entrometía.

Pero ahora, las autodefensas amenazan el viejo coto de poder y la guerra no acabará. Demasiado dinero e intereses como para abandonar el botín. ¿Qué hará Peña Nieto para solucionarlo? Su asesor colombiano sedujo a los mexicanos y logró votos clave. El especialista en autodefensas volvió a su país y todo lo que nos vendieron se esfumó… ¿y ahora? Creo que la estafa quedó clara, ¿o no?

@santiago4kd