Voces callejeras

Una directiva tercermundista

Mi desazón por las decisiones de la actual directiva rayada es insoportable. Una preocupación relacionada con la falacia de FEMSA respecto del primermundismo que vocifera con su nuevo estadio.

Porque estos señores siguen sin comprender que los espectáculos deportivos se sustentan en la afición; miles de personas que se vuelcan hacia sus colores con una pasión desbordante y única en México.

Pareciera que a los mandamases albiazules les vale madre la gente. Es muy fácil darse cuenta que nunca caminan entre los hinchas. No saben qué necesitan o qué incomodidades tienen. Y si no, preguntémosles a los miles que se amontonaron en kilómetros de fila para ingresar durante este Clásico 106. Esos que también siguen observando un puente peatonal fantasma y digno de un monumento a la ineptitud arquitectónica.

O a los de la zona 9, a quienes encerraron como ganado durante el entretiempo. Abonados que pagaron la absurda suma de cinco mil pesos (precio más caro para gradas generales en Latinoamérica) pero no pudieron comprarse ni una botella de agua en SU propio estadio. ¿Lo entenderemos? ¿Que la gente hace grande a un club?

Quizás alguien debiese explicarles (a los de cuello blanco) que también son tercermundistas y morirán así. No hay peor wannabe que aquel que niega su naturaleza. Quieren transformarnos en algo que no somos y están forzando la situación hasta una incomodidad que ya está hartando a la afición.

Tan desconectados están de la realidad de sus hinchas, que la directiva sigue argumentando que las banderas y el color son sinónimo de subdesarrollo. "Queremos ser como Europa", dicen. Y difunden que harían un mosaico digital iniciando el Clásico, mmh ¿qué pasó? La afición los enfrentó y en las redes sociales promocionaron otra iniciativa colorida con las playeras tradicionales. ¿Conclusión? El club se retractó, los apoyó y volvió a exhibir su incongruencia.

Con la renovación de los abonos en pocos meses, queda claro que los jerarcas de FEMSA deberán replantearse la cercanía hacia el aficionado y dejar de subestimarlo. La gente no es tonta y el maltrato es demasiado evidente.

Y sabiendo que Tigres tendrá el estadio polifuncional más majestuoso del continente, será fundamental que Rayados vuelva a asociar su marca con el futbol en estado puro y esa identidad hincha-club que era inigualable hasta que se fueron del Tec.

@santiago4kd