Voces callejeras

Mi altar de zombis políticos

Hoy comprendí que mi desencanto por nuestros políticos nunca disminuirá. ¿Cómo se sienten ustedes? Todos hablan igual y visten a la perfección. Ninguno rompe moldes y la falta de heterodoxia para resolver situaciones los lleva al extremo de la inoperancia.

Y me refiero a todos los escalafones que pudiesen existir. Pongamos el tabulador y empecemos desde Peña Nieto a Rodrigo Medina. ¿Qué discurso de ellos nos ha asombrado? ¿Cuál nos erizó la piel? Hmmm ¿ninguno? O mejor seamos honestos y recordemos lo último del Presidente y la típica verborragia retórica que no definió ningún futuro para la aberración denominada “normalistas desaparecidos”. Frases hechas y conclusiones obvias.

O con nuestro insípido gobernador nuevoleonés. Ya finaliza su mandato y no hay frase o compromiso que merezca mis respetos. Ah, claro, “Por Nuevo León daría la vida”… quizás lo único que pronunció y se grabó de forma indeleble en cada regiomontano. Pero fue durante su campaña… y ¿después? Tantos años para irse por la puerta de atrás sin más aplausos que reproches.

Luego sumemos a la prefabricada Margarita, Ugo sin hache y sin pantalones, y el resto de alcaldes tricolores que prefieren cerrarse en debates tan baratos.

En sí, no hay uno que pudiese extrañar cuando ya no exista. Y por existencia apunto hacia la terrenalita de nuestra arena política.

Si alguien me preguntase por mi altarcito de muertos le diría que tengo a todos los que nombré. Tan inexistentes son para la historia de nuestra política centenaria que pudiesen pasar por fantasmas y aceptar su calidad de fallecidos políticos. ¿Que nos han aportado?

Además, sigo pensando a futuro y creo que sumaré al altar a los nuevos candidatos locales. Tan preocupados por incrustarse entre la simpatía regia que su discurso no entrega nada nuevo. ¿Quién de estos nos gobernará?

De las mujeres queda Margarita, porque las priistas fueron pisoteadas por la Presidencia. ¿Se imaginan a la rubia como gobernadora? Eeeh… ¿dulce o travesura? No sé qué decirles. Y luego, la marea presidencialista por imponer al candidato con menos carisma que un nopal. Resulta que ahora a la mayoría de medios nos interesa Kia en Nuevo León. Ahí estamos todos pendientes de lo que otra decena de empresas ha hecho y nunca le dimos ni dos líneas en los periódicos. ¿Cuánto necesitará el PRI para encumbrar a Ildefonso? Otro prospecto que no muestra señales de cambiar la historia.

¿Entienden? Hablo de marcar la diferencia y hacernos sentir bien como votantes. Llevo décadas esperando al candidato que me deslumbre. Sueño con escuchar discursos que me empujen a festejar en la Macro.

Por eso me embriagaré a la salud de los zombis políticos. Que para muchos siguen vivos pero que trabajan como si su alma hubiese sido vendida a la parca. Supongo que sus objetivos se limitarán a cuestiones económicas y nada más. Nuestros gobernantes toman decisiones como si no les interesase quedar en la posteridad. Ninguno juega al límite de sus posibilidades.

Algunos me dirán que soy demasiado pesimista, quizás… mejor propónganme otras perspectivas porque las mías se agotaron. ¿Quién es el diferente de nuestro mundo político? Anímense a buscar un nombre y defiéndanlo con argumentos válidos. Puedo asegurarles que deberán escarbar hasta el inframundo para que Dante se los preste. Y si descubren lo mismo que yo… tranquilos, no desesperen, de igual forma vivimos en México y aquí sabemos hacerle buena fiesta a nuestros muertos.

 

@santiago4kd