Voces callejeras

Basta de agresiones a los reporteros

Estuve justo enfrente del automóvil de Multimedios cuando aceleró entre la multitud y ocurrió el accidente. Escuché su motor desesperado por escapar de una situación que se había vuelto incontrolable. Quien aquí escribe intentó transmitir en vivo para Las Noticias, pero fue imposible por la agresividad de la gente. Ya adentro de la camioneta, quienes nos rodeaban movían el chasis y golpeaban los vidrios al grito de “muéranse, y ¿ahora quién los salvará?” y otros insultos muy perturbadores. 

¿Pudo haber ocurrido una tragedia? Sin dudas y de ambos lados. Imagínense 300 personas enfurecidas golpeando los autos con personas adentro. Todos estábamos nerviosos porque el resultado era incierto (varios colegas ya estaban golpeados) y no había policía. ¿Qué habrían hecho ustedes? ¿Quedarse o acelerar? Quien manejaba nuestra unidad también pisó a fondo y salimos como pudimos.

Y lejos de cualquier justificación, ahora les pregunto: ¿Por qué nunca agredimos a los empleados de las gasolineras? O a los de McDonalds, o a ti, que trabajas para Lala, Cemex, Ternium y decenas de compañías que nos matan con transgénicos cancerígenos y además aniquilan el medio ambiente.

No los agredimos porque entendemos que son meros empleados y pequeñas piezas de una maquinaria gigantesca que no controlan. Misma descripción que alguna vez debieran entender para los reporteros y camarógrafos; raza laboral cuyo 90% de la plantilla en Nuevo León gana lo equivalente a un egresado de primer año de equis carrera. El reportero no decide una línea editorial. Ejecuta las órdenes y desarrolla un contenido de acuerdo al formato que le piden.

Siempre aceptaré los riesgos implícitos en una cobertura como la del jueves, porque quienes destrozaban el Palacio eran vándalos. De ellos sí puedo esperar una agresión porque son energúmenos realizando actos ilegales. Pero del ciudadano normal no. Ojalá entendamos que no podemos dejarnos contaminar por sentimientos tan radicales cuando el objetivo real sigue siendo el cambio verdadero.

Twitter: @santiago4kd