Voces callejeras

¿Una cura 'independiente para Tamaulipas'?

Tamaulipas tiene todo para convertirse en el próximo estado gobernado por un independiente. Una conclusión que pudiese alegrar a muchos pero que esconde una certeza tan dolorosa como incuestionable. Porque la identidad de este TODO la conforma un combo de violencia y corrupción que parece no tener fin. No importa en qué día o semana estemos, los asesinatos, secuestros y abusos orquestados por el crimen organizado se relacionan con la rutina de cualquier vecino. Nadie está exento del miedo y se aprende a vivir con él. Qué decir y cómo insinuarlo. Siempre en voz baja y mirando de reojo ese tumor que la mayoría sueña con extirpar.

Pero como el cáncer que suele matarnos con lentitud y persistencia; la metástasis de esta problemática se expande a estratos gubernamentales y allí es donde nuestra suerte queda definida. No podemos (se supone) luchar contra una enfermedad que invade cada órgano con la virulencia de quien se siente intocable.

Y si no preguntémosle a Egidio Torres Cantú y su demagogia insultante. Tan robótico y falaz se volvió su discurso que hasta los mismos funcionarios se lo creyeron. ¿Pero saben qué? La gente está cansada de vivir así. Con temor a los delincuentes y con pavor hacia sus gobernantes. Los periodistas no hacen su trabajo porque los sicarios los acribillan o porque los políticos censuran al medio. Ambas estrategias son tan letales que acabaron con las noticias veraces durante la última década.

No tenemos idea de lo que ocurre porque así lo decidieron ellos. Repito, delincuentes y gobernantes por igual son uno solo. Y tal vez, este TODO representa lo peor pero a la vez pudiese desencadenar la cura que pocos auguraban. Me queda claro que de aquí a septiembre serán meses de cambio para los tamaulipecos. Ya el proceso preelectoral entregó la mayor cantidad de registros independientes de la historia política de México. ¿Se animarán los ciudadanos a vencer este cáncer de aires indomables?

@santiago4kd