Voces callejeras

La Sultana de los malandros

Si creíamos que compararnos con Colombia era lo peor que podía pasarnos; mejor respiremos profundo y estemos preparados para los índices de inseguridad regiomontanos que ya igualan a los de Buenos Aires, San Pablo o Caracas. Un tridente sudamericano que está muy lejos de nuestros estándares de comandos armados y narcotraficantes, pero que son líderes en un conglomerado violento que te mata en silencio y muy lentamente: “La inseguridad urbana”.

Y para que visualicemos el panorama actual no necesitamos de porcentajes; simplemente escuchemos a vecinos y repasemos nuestro comportamiento cuando estamos en la calle: ¿Qué hábitos hemos cambiado? Porque asociar los taxis regios al secuestro y el robo se volvió tan normal como hace una década podíamos adjudicárselo al DF. ¿Recuerdan? Para subirte a un taxi lo checabas mil veces, veías sus placas y avisabas a alguien. Precauciones que ahora creerán exageradas, pero neta, neta… así era y por eso duele que los roles se hayan invertido de tal manera.

En sí, y algo que el gobernador y los alcaldes no están entendiendo (salvo Adrián McClane, jaja) es la consternación que envuelve a un ciudadano cuando pierde su tranquilidad más básica. Una cuestión muy diferente a la violencia cruel y sanguinaria que nos azuzó en estos años. Porque la lucha entre cárteles y las fuerzas de seguridad dejó miles de muertos, pero la mente popular suponía que eran ellos contra ellos (no me desentiendo de las bajas civiles, pero es otra lógica de enfrentamiento) y el resto quedaba exento.

¿La Sultana hacia dónde va? Tal vez pisando el último peldaño tóxico que le quedaba como gran urbe latinoamericana. Porque si creíamos que estábamos en el podio del desarrollo y la inversión; acostumbrarnos a conducir con las ventanas arriba, no frenar en los semáforos, no llevar cartera a las taquerías, no usar relojes costosos y condenarnos a Uber son parte del coctel más deprimente y de bienvenida para las ciudades cuya violencia urbana las carcome desde adentro.

Twitter: @santiago4kd