Voces callejeras

Los "Robin Hoods" michoacanos no existen

El conflicto michoacano representa la muestra más obvia de lo que somos los seres humanos. Vemos lo que queremos y le damos el significado que necesitamos. Y este mecanismo lo estamos aplicando al suroeste mexicano con una miopía que preocupa, porque llevamos mucho tiempo presenciando el crecimiento ilimitado de grupos armados civiles y las voces críticas son ínfimas.

Los medios retratan a las autodefensas como si fuesen las salvadoras de las miserias gubernamentales y la gente compra la idea. Redes sociales y televisoras legitiman a personas con las cabezas tapadas y mensajes tan utópicos como los que escuchamos en los comités estudiantiles.

¿Comprendemos la magnitud de lo que pasa? Lo dudo. Somos una sociedad disfuncional. Tenemos un tercio del país bajo influencia de los grupos de autodefensa y todavía creemos que es una historia de Robin Hoods. Pensamos que miles de hombres con fusiles llegaron para salvarnos y luego desaparecerán. ¡Sí! Se irán y no les importará su nueva influencia política ni el poderío económico que representan los terrenos más fértiles para el narcotráfico nacional.

¡Abramos los ojos! Intentemos ver el cuadro completo para identificar una situación que desbordó todos los límites imaginados. No tengamos miedo en admitir que convivimos con un esquema de guerra civil. Grupos armados que chocan entre sí mientras el Gobierno Federal se muestra insuficiente. Miles de hombres que disparan con AR-15, AK-47 (cuernos de chivo), lanzagranadas y fusiles Barret de 50 mm (te arranca un brazo de un tiro) dignos de un ejército nacional.

¿Cómo permitieron las autoridades que llegáramos  a esto? ¿Por qué dejaron que civiles utilicen armas? Me parece insólito observar a los militares charlando con las autodefensas en retenes y pueblos de Michoacán. Los tratan por igual y legitiman una atrocidad que pisotea la constitución como nunca antes en la historia.

Es raro y demasiado extraño presenciar un conflicto que muchos intentan no aceptar. Si estuviésemos en Medio Oriente o África, ¿cómo lo llamaríamos? ¿Cuál sería el papel de las potencias extranjeras? Pasé mucho tiempo en las trincheras libias y los rebeldes siempre alegaban su derecho al cambio. La comunidad internacional los protegió y cada barrio se trasformó en feudos armados y retenes violentos. Meses después lograron matar a su presidente, pero todo el país quedó en llamas. Ningún grupo quiso entregar las armas y actualmente, Libia, sigue hundido en cientos de combates diarios.

Y esos rebeldes peleaban por una causa correcta; al menos, ésa fue la idea que nos vendió occidente y que las pantallas repitieron en todos los formatos. Como en Michoacán, daban entrevistas a todos, eran simpáticos, peleaban por un ideal muy emotivo y demostraban ser gente de familia.

¡Okey! ¿Y? ¿Eso qué? Que vayan con la novela a otro lado. Cada guerra donde trabajé heredó el mismo problema. Los grupos irregulares nunca entregan las armas porque el poder les gana. En Michoacán observamos miles de camionetas 4x4 y una logística que dejó de parecer amateur. Las escopetas de caza se reemplazaron por armamento sofisticado y el mensaje ciudadano dejó de escucharse inocente. ¿Quién los está financiando? ¿Qué objetivos más profundos pudiesen perseguir las autodefensas? Respondámonos esas preguntas y los Robin Hoods dejarán de existir.

santiagofourcade@hotmail.com