Voces callejeras

Políticos del Buen Fin

Me saturo de escribir sobre las cárceles y el desgobierno que demuestran. Tan insólita es la situación que la SSP asegura no controlarlas y la vida continúa como si nada. Y peor, luego asumen que hablaron de más e intentan modificar lo imposible ¿Creen que somos tontos? ¿Qué los ciudadanos no sabemos lo que ocurre en los penales? Pero claro, como nos viene valiendo cacahuate los Ceresos el resultado es el de siempre, otro agujero negro burocrático donde las mafias juegan a su antojo.

Y éste desinterés ciudadano (que profundicé durante mi editorial anterior) lo recalco con sucesivas situaciones que siguieron sumándose durante esta semana ¿Cuántas culpas se echarán entre ellos? Rodrigo contra Margarita y viceversa. Juegos perversos de retórica barata para desnudar las falencias que abundan desde que despuntaron desde sus cunas políticas.

Pero claro, se vienen los meses de campaña y nadie quiere retroceder. Si Paco Cienfuegos había revolucionado Guadalupe con su informe ¿qué imaginábamos que haría Arellanes? ¡Claro! Lo mismito pero más barato. Paralizó medio centro metropolitano con el afán de recibir el único gesto que parecía buscar: El apapacho de su líder nacional para las aspiraciones estatales. Pero ¿y los votantes? Enfurecidos porque la vialidad estaba destrozada.

Aunque claro ¿Cuántos de nosotros protestamos por esto? ¿Cuán organizados estamos? Cero. Nada. Nula es nuestra cohesión ciudadana. Se sienten intocables y cada dependencia juega a lo mismo. Nosotros permitimos que nos escupan en la cara con demasiadas actitudes que deberían avergonzarles.

Alguien de mucho peso mediático me dijo hace unos días: “Santiago, ¿Cuánta experiencia tienen los precandidatos a gobernador? Ugo, Margarita… ¿Dónde estaban hace unos años? Su inmadurez es proporcional a la escasa carrera política que tienen. ¿Qué te demuestra eso? ¡Están tomando la gubernatura con muy poca seriedad!

Con esas palabras me dormí todos los días y cada letra sigue revolviéndome el estómago ¡Sí señor, tiene toda la razón! Nos están imponiendo nombres que no cuestionamos en lo absoluto. Es más, pudiese asegúrales que no resistirían un debate con argumentos sólidos.

Pero vuelvo a la base; somos la tierra del despapaye y el conformismo. Bienvenido el Buen Fin y los codazos que pondré para llegar hasta las pantallas con descuento. Somos el Nuevo león de los contenidos virales y el consumismo liviano. Mientras tengamos para la carnita y el cartón en oferta; el resto que haga lo que quiera.

Y ahí están los buitres con la mirada siempre atenta. No tienen apuro porque saben que el resultado será el de siempre. Controlarán los lugares donde la mente cotidiana no puede escarbar. Trabajamos todo el día como para entender ciertos temas. Lo saben y mezclan las barajas con la habilidad que décadas de arreglos suelen darles.

Primero con las cárceles y su desmadre. Segundo con los planes sociales y esquemas sindicales. Tercero con la inseguridad y todas sus ramificaciones. Luego abarrotarán la ciudad de obras públicas que contradecirán a las anteriores.

Y así, hasta la eternidad. Nuestras autoridades mueven el tablero de la política regiomontana como un juego de variables predecibles. Por un lado la comunidad retraída y por el otro los grupos de poder de alcances maquiavélicos. ¿Resultado? Mm… ¿Hace falta que se los describa?

 

@santiago4kd