Voces callejeras

Ni Noé los salvará

Quizá volverá Noé y nadie nos avisó. Tal vez algún profeta construya un arca y nosotros no estemos invitados. Tal vez el diluvio ya comenzó y seguimos echándole la culpa a lo insalvable. O no sé, ¡díganme ustedes! ¿Cómo es posible lo que ven nuestros ojos?

Torrentes que arrastran autos como si fuesen de papel. Mega obras de ingeniería que se derrumban más rápido que castillitos de arena. Muertos y más muertos. Sea uno o dos, la cifra asusta porque nunca se detiene. 

Y repito, si piensa resucitar el bíblico Noé que lo haga ya. Estamos hartos de aguantar tanta insolencia de nuestros dirigentes. Que venga el diluvio y los ahogue por corruptos y mentirosos. Porque como en aquellas épocas del antiguo testamento, algún Dios debería arrasar con todo para que empecemos de nuevo. Vivimos en el reino del despilfarro y la caradurez ¿Quién es el responsable de las obras en Lázaro Cárdenas? ¿Cómo autorizaron puentes deprimidos donde existe un venero? Meses interminables aguantándonos el trafical para que las superparedes de Morones se resquebrajen en minutos

Raro de Margarita. Tan religiosa debería saber que las consecuencias llegarían tarde o temprano. O con Medina y la gubernatura empapada de contratos multimillonarios. Menos de una decena de constructoras para objetivos electorales que no concuerdan con los tiempos de ingeniería. Hasta la novatada de Ugo y el Tanarah.

Sumemos ejemplos y olvidemos colores partidistas. Ni panistas ni priistas se salvan de esto. Cada municipio rebalsa en infraestructura con malversación premeditada. Muchos de los que ganan la solicitaciones terminan diseñando la obras y los magros resultados nunca se hacen esperar.

Veinte milímetros o trescientos las consecuencias son las mismas. ¿Por qué? No tenemos un diseño pluvial adecuado y actualizado. ¿Excusas?  Siempre escuchamos las mismas. Somos ciudadanos sucios que tiramos la basura en la calle y se tapan las alcantarillas. O tal vez, soy pobre y construí mi tejaban donde se escurre el cerro. Ustedes elijan su respuesta preferida.

Yo no pienso recibir esta culpa porque sí. Nunca aceptaré una acusación de políticos que cada mes deciden obras nuevas. De comités de ingenieros que omiten la logística pluvial para abaratar costos. Y mucho menos de gobernadores y alcaldes que ponen su firma donde todo huele a podrido. Su objetivo es finalizar proyectos y sonreír para cortar el listón. Todo al chile y a las urnas.

No hay otra conclusión que pudiese imaginarme. Mis vecinos tienen ideas innovadoras para detener el agua. Amigos suelen dibujarme planos sobre soluciones factibles.  ¿Y los especialistas? No creo que sean burros o inútiles y por eso pienso lo peor. Construyen para ganar simpatías y vendernos la metrópoli que soñamos ser.

A poco creen que vamos hacia el primermundismo metropolitano ¡Por Favor! ¿Qué ciudad de Europa se inunda así? ¿Alguna de Estados Unidos?  Estamos tan abajo en el escalafón que deberíamos avergonzarnos.

“Que rápido construyen aquí”, me comentó un español hace años y le di la razón. Aunque ahora, ahora…que tonto fui al pensar que éramos diferentes. Terminar puentes en seis meses no podía ser normal. Tampoco la contrarreloj de pasos deprimidos.

Por suerte existe la lluvia. Les pido que no la vean como la malvada. El diluvio llegó para dejar al descubierto tanta trampa y corrupción. No pueden engañarnos si las obras se desmoronan frente a nosotros. ¿Por qué omitirán lo pluvial? ¿Quién autorizó los contratos? Estemos contentos, ni Noé podrá salvarlos.

 

@santiago4kd