Voces callejeras

Margarita vs Ildefonso

Cada vez falta menos y los nombres que visualizo como candidatos a la gubernatura me están volviendo loco. ¿Por qué? Supongo que ninguno me gusta. No les veo por dónde y estos meses previos a la definición serán tan extraños como premonitorios.

Empecemos por el PAN ¡Ah, Margarita! Ahí sigue la blonda alcaldesa con una firmeza que no deja de sorprenderme. Según su círculo más cercano, Arellanes tiene la estrategia definida de cara a las elecciones del 2015. Luego que otros se deslindaran como precandidatos, el futuro para la ex delegada de Sedesol se abre ante posibilidades que creíamos inexistentes.

Porque seamos honestos, Arellanes como alcaldesa ha dejado muchísimo qué desear. Corrupción e inoperancia en muchas de sus secretarías siguen salpicando un resultado municipal que la mayoría cataloga como mediocre. Pero claro, lo que no te mata te hace más fuerte y allí radica la principal virtud de una mujer que aprendió a defenderse ante los micrófonos.

Margarita es el mejor ejemplo del carisma y la imagen por sobre todo lo demás. Su presencia encandila y gana escenarios. Mucha retórica donde no existen acciones para lograr avanzar ante una opinión pública que la posiciona como candidata lógica al puesto político más elevado de Nuevo León.

Y todo es mérito suyo y del esquema panista más enraizado en municipios históricamente albiazules. ¿Cómo? ¿El PRI no ayudó?

Sí, demasiado; ahora les iba a comentar sobre nuestro querido partido gobernante. ¿Cómo lograron destrozar una muralla estatal que parecía infranqueable? Muy fácil y como siempre ha ocurrido. Deben abrir los cerrojos del castillo desde adentro para que la invasión sea exitosa. ¿Quién lo hizo? Rodrigo Medina cuando perdió Nuevo León en las presidenciales. Vázquez Mota superó a Peña Nieto por más de cien mil votos y Enríquez fue aplastado por Margarita en Monterrey. Hasta la CTM le dio la espalda a Medina porque la expresividad del gobernador demostraba que no lucharía por nadie que a futuro le hiciera sombra. ¡Perdió NUEVE de doce distritos electorales!

Con el traidor en casa, el presidente Peña Nieto decidió lo imaginable y por eso… estas elecciones serán históricas. Adiós a la arraigada tradición que exigía al gobernador elegir su sucesor. Ahora será nuestro Presidente quien cacheteará a Medina y con mucha autoridad marcará a Ildefonso Guajardo como candidato. Con Margarita enfrente, no existe mujer priista (otro día las describiré) que aguante una contienda de género a largo plazo y Guajardo ganó terreno con decisiones económicas (Kia) que influyen sobre Nuevo León.

Pero ¿quién es Ildefonso? Les apuesto que de cien encuestados en la Macroplaza quizás lo conocerán dos. Escaso carisma y nulo poder de convocatoria para una batalla que será en el terreno de la retórica pura. ¿Está capacitado? Sí, y su experiencia como tecnócrata supera con amplitud a Margarita. Además, su nombramiento como candidato unificará las aguas que Medina separó en el empresariado, pero…

Están técnicamente empatados porque sus deficiencias son evidentes y notables. Arellanes nunca lo vencerá en el púlpito de los argumentos pero se devorará al auditorio con su aura. Medina dejó morir al PRI y quizás el Ejecutivo nacional no lo entienda. Queda poco tiempo y Guajardo necesita caminar la calle para ganársela. El PAN lo sabe y por eso encumbrará a su mejor producto electoral. Para ellos es un todo o nada. Si pierden Nuevo León, desaparecen de la contienda nacional. ¿Qué pasará en el 2015? Pronto lo sabremos.

 

@santiago4kd