Voces Ibero

Nos vamos de vacaciones

Este martes terminan las clases en las escuelas del país, si bien los maestros tendrán que ir todavía unos días más a sus centros laborales para cerrar el ciclo en términos administrativos.Es un fin de cursos deliberadamente alargado. Se enmarca en la ola de cambios que se están impulsando desde el centro para modificar los dinamismos que durante décadas prevalecieron en la educación. Un calendario escolar con menos de 200 días de clases es un calendario que enseña la flojera.México tiene muchos pendientes, lo sabemos, uno fundamental es la educación. Afrontar éste, pasa por reformar el sistema educativo mexicano y la reforma está en marcha. No se trata de la solución de todos los males, a muchos incluso no les gusta la perspectiva desde la cual se están haciendo las propuestas, pero el pendiente con la educación permanece.Cómo enseñar a los niños a ser hombres y mujeres ejemplares, comprometidos consigo mismos, con su círculo más cercano, con su comunidad, con su ciudad, con su país. Cómo alentar la formación de ciudadanos de calidad. La educación cívica no debe ser mera teoría a través de lecciones de civismo, sino práctica cotidiana en todos estos ámbitos.La escuela y los maestros han de animar a los alumnos a que se atrevan y arriesguen a elegir la propia vida, quecrean en sí mismos, que tomendecisiones y asumanlas propias apuestas.Enseñar a los alumnos a vivir en comunidad. Y si esto parece grandilocuente, por lo menos impulsar la conciencia que vivimos en medio de una colectividad. Ante la tendencia individualista de la cultura occidental contemporánea necesitamos recuperar para todos la idea tan básica de la existencia del otro como otro, con todas las implicaciones del caso.Y por supuesto la calidad académica. A muchos no nos gustan las pruebas PISA y Enlace y hemos inventado atajos para sortear estas instancias que consideramos artilugios del poder para conseguir quién sabe qué fines. Lo contundente es la necesidad de incrementar el nivel de lectura de los alumnos, su capacidad para escribir, expresarse con claridad, en fin,aprender a pensar.Así es, nos vamos de vacaciones en este año que se ha intentado una reforma diseñada desde la cúpula, que no se reproduce automáticamente en cada aula. La calidad de la educación está en juego, las forman son fondo.Que el corte que el verano nos brinda nos devuelva la novedad en la mirada y regresemos todos, papás, maestros y alumnos, renovados a continuar nuestras tareas en la educación.


Twitter: @salvador_sj