Voces Ibero

A los mayores les gustan las cifras

En las próximas décadas la temperatura promedio mundial se incrementará 5°C, producto de los gases invernadero arrojados a la atmósfera. Para dimensionar tal efecto, piénsese que la temperatura actual es la misma proporción, sólo 5°C más alta, que en la última glaciación.
El discurso del cambio climático gradualmente ha entrado a nuestras vidas, pero todavía no ha impactado de manera efectiva. El texto emblemático es el Informe Stern del 2006, escrito por Nicholas Stern, ministro de economía inglés. Se analiza ahí el impacto ambiental del desarrollo en términos de economía mundial. Dice en números lo que se nos ha dicho de muchas otras maneras. De seguir con el mismo estilo de vida nos haremos inviables como civilización.
Los números nos encantan, el ‘dato duro’ es contundente. El Principito de Saint-Exupéry tiene razón, a los mayores nos gustan las cifras.
El informe declara la causa última de este caos: “El cambio climático es el mayor y más generalizado fracaso del mercado jamás visto en el mundo”, e ilustra su afirmación con datos. Los gases invernadero depositados en la atmósfera están tasados en 430 partes por millón de bióxido de carbono (pp de CO2). Para darnos una idea, la proporción era de 280 ppm antes de la Revolución Industrial.
Pero, de cuál es el origen de esos gases. Precisamente las actividades que distinguen al mundo occidental y que nos hacen civilizados. La industria, la construcción, el transporte son la causa del 41% de esos gases. La generación de energía – electricidad, gasolina- implica 24% del CO2 producido. Otras emisiones no energéticas como la agricultura y el manejo de desechos hacen 35%.
Y los efectos son contundentes. Las cosechas se reducirán en grandes extensiones con la consiguiente dificultad para alimentar a la humanidad. Se elevará el nivel del mar amenazando ciudades de todo el orbe. Además entre 20 y 50% de las especies animales y vegetales se extinguirán.
Si todavía suena a discurso de ciencia ficción, pensemos en la cantidad de nuevas gasolineras por toda la ciudad, en la sordera sistemática de las autoridades a la movilización ciudadana de las bicicletas que impulsan la agenda de la movilidad urbana sustentable. Del agua, hablemos en otra ocasión.
Podremos impulsar un modelo sustentable para la Zona Metropolitana de La Laguna, es la pregunta. “Los niños deben ser muy indulgentes con las personas mayores.”, dice El Principito. Los niños quizá nos tengan paciencia, el planeta quizá no.


 @salvador_sj