Voces Ibero

Pobre, pero sexi

Así definió el alcalde de Berlín a su ciudad en 2004. Algunos años después, en la campaña para la reelección, corregiría su dicho: “Queremos que en Berlín haya más riqueza, pero que permanezca sexi”.
El alcalde no se refiere sino a la intensa vida cultural que hay en la ciudad, a la multiplicidad de espacios que hay para la presentación de eventos y la cantidad de personas involucradas en la reproducción cultural, ya en la producción, ya en el simple goce de los  espacios.
Y es la imagen que quiero evocar para la Zona Metropolitana de la Comarca Lagunera, de antemano pido disculpas a quien esto le suene a chiste de mal gusto. El lagunero promedio no tiene idea cuánta cultura hay en nuestra región. La vida cultural es una dimensión de la ciudad que puede pasar desapercibida para todos, menos para los visitantes, que con su mirada de observadores externos hace patente lo que siempre ha estado ahí, pero que para nosotros, a fuerza de la costumbre, ya no notamos.
El emblema son dos teatros magníficos. Uno de ellos sede la Camerata de Coahuila, una temporada al año con un programa para presumir. El otro despliega el Festival Internacional de Piano, con un cartel del mejor nivel. Todo gracias a la conjunción de talentos orquestados por las direcciones de ambos teatros.
También una serie de museos temáticos de gran valía. Desde la arquitectura de sus instalaciones, las exposiciones presentadas y el programa de eventos. Hay en la región academias de danza contemporánea de altura, así también una escuela de escritores, otra de músicos, otra de teatro y una más de cine.
Existen cantidad de cine clubs que funcionan por la buena voluntad de cinéfilos armados con nada más que buena voluntad. ¿Qué más? Escuelas de grabado, de encuadernación de libros, grupos de circo urbano, de arte callejero.
Algunos de estos proyectos han sido perfectamente planeados, estructurados y realizados, pero muchos de ellos han respondido a iniciativas espontáneas, personales y colectivas, puestas en el tapete y echadas a funcionar con éxito. Iniciativas que se convierten en el espacio en que se refugia la vida cotidiana para garantizar su reproducción y asegurar el ejercicio de las libertades de los sujetos para su pleno desarrollo.
Es posible impulsar estos dinamismos, hacen falta acuerdos en todos los niveles, en las instituciones oficiales, por supuesto, pero también el diálogo, el consenso y la organización entre los propios artistas, primeros involucrados. Cada quien su parte.


@salvador_sj