Pasaje gratuito para adultos mayores

Se habla cotidianamente en los diversos círculos sociales de que el actual gobierno municipal todavía no muestra algún proyecto importante por el que pudiera destacarse. En otras palabras, no se sabe aún cuál es la ventaja comparativa del actual gobierno en relación con otros.

Pero peor que ello es que no sólo no se tengan importantes proyectos distintivos propios, sino que se dé marcha atrás a programas y políticas públicas de gobiernos anteriores que son claramente benéficos para la comunidad.

En el tema de las escuelas vanguardia y las plazas de la ciudadanía, ya se vio claro que desafortunadamente este gobierno no continuará llevando esos beneficios a los polígonos en que se encuentran los leoneses que más lo necesitan. La política social vuelve a ser como era antes: chiquita y mediocre.

Es más: ya se sabe que en la Plaza de la Ciudadanía Griselda Álvarez, de León 1, la burocracia le ha escamoteado espacios a los ciudadanos. Los empleados de Desarrollo Social se metieron a los salones de usos múltiples de la Plaza y ahora los ocupan como oficinas de lujo. Le quitaron los espacios a la gente para usarlos ellos. En vez de que la gente los ocupe para actividades de capacitación, de reflexión, de ejercicio físico, lúdicas o de cualquier otra naturaleza, pero que sirvieran para estrechar los lazos de unión entre los mismos ciudadanos, ventajosamente la gente del gobierno tomó esos espacios. Esto se llama despojo.

En el tema de juventud, las noticias tampoco son buenas. Pretenden desaparecer el Instituto de la Juventud, que de acuerdo con el reglamento de 2009, nacería con la extinción del Fideicomiso Promoción Juvenil, y quieren reducirlo a una dirección de área de Desarrollo Social. Por otra parte, la Casa del Adolescente ya está siendo utilizada como bodega para almacenar despensas. Ese es el tamaño de la política social que trajo a la ciudad el regreso del PAN al gobierno.

Otro de los logros de la administración que presidió Bárbara Botello fue la gratuidad del pasaje de los adultos mayores. Durante ese gobierno, los concesionarios del transporte exigieron aumento a la tarifa. Se les concedió, pero la presidenta supo negociar en favor de las personas mayores de 60 años.

Ahora hasta los panistas reconocen que la presidenta obligó a los transportistas a conceder este beneficio. Los leoneses esperamos que los gobernantes tengan la habilidad y las agallas suficientes para conseguir logros como ése. Un gobernante blandengue está mejor en su casa que en la silla presidencial.

Y es que en cuestiones como ésta se ve que frecuentemente las mujeres tienen más progesterona que la escasa testosterona de algunos hombres, que no son capaces de enfrentarse y negociar exitosamente con los abusivos permisionarios.

Si la política de juventud es tan pobre, y si ya no hubo el suficiente valor para seguir llevando plazas de la ciudadanía a las colonias, lo menos que habrá que esperar es que el presidente municipal tenga la fortaleza y la habilidad suficientes para conservar este beneficio, de la gratuidad del pasaje, para nuestros adultos mayores.

Además, fue una promesa de campaña. Ojalá que sí se cumpla, para que no se deteriore aún más la imagen de nuestro Ayuntamiento, que hasta el día de hoy no ha respondido a las expectativas de los leoneses.