Fuente Ovejuna

‘#VOTARporPAYASOS’

Escribí en este espacio el último día del 2014 que Guillermo Cienfuegos Pérez, Lagrimita, solicitó participar como candidato ciudadano a la presidencia de Guadalajara, augurando que sería admitido y podría abocarse a obtener las 23 mil firmas que requiere y que al llegar a ser candidato podrá eventualmente obtener bastantes votos que le podrían alcanzar para un lugar como Regidor; dije entonces que el logro será ayudar a sembrar la semilla para que en cada siguiente elección la población aquilate alternativas y vote por quienes consideren las mejores opciones más allá de los cada vez más debilitados partidos que deberán ser más receptivos a las causas sociales, y ya este personaje inició a recolectar las firmas.

 Escandalosos hechos hacen se acentúe el repudio a los partidos políticos, como el enriquecimiento ilegítimo del que se acusa con bastantes pruebas al Gobernador de Chihuahua César Horacio Duarte Jaquez, militante del PRI, quien está denunciado por haber adquirido acciones del Banco Progreso de Chihuahua por un monto de 65 millones de pesos y resulta inverosímil que acorde a los ingresos obtenidos lícitamente por su trabajo como vendedor de autos usados y después como Diputado Federal en dos ocasiones y ahora Gobernador, haya podido ahorrar esa enorme riqueza que no es acorde, además sus declaraciones patrimoniales y con el agravante de que siendo socio de esta institución bancaria la haya designado como única opción para el manejo de las cuentas bancarias en las que se depositan los miles de millones de pesos que anualmente administra el Gobierno del Estado, y se hayan depositado ya hasta ahora más de 80 mil millones de pesos, lo que ha generado un enorme y muy ventajoso negocio financiero al citado banco del que Duarte es copropietario y en el que además funge como Director el mismísimo Secretario de Hacienda Pública Estatal de nombre Jaime Ramón Herrera Corral, por lo que ya existe denuncia ante la Procuraduría General de la Republica (PGR) a efecto que proceda penalmente contra ellos al haber cometido presuntamente delitos como peculado, enriquecimiento ilícito, abuso de facultades y atribuciones del servicio público, evasión fiscal y delitos bancarios.

 También abona a la mala fama de los partidos políticos, sus dirigentes y candidatos, el caso del recién ungido Candidato del PRI al Gobierno de Michoacán, el Senador José Ascensión Orihuela, a quien se le publicitó presumiendo un muy lujoso auto deportivo alemán de la marca Porsche con un precio en el mercado de más de dos millones de pesos, lo que contrasta con los salarios como servidor público del ahora candidato que antes de Senador fue Alcalde y Diputado Federal y en sus declaraciones patrimoniales no existe constancia de otros ingresos como para adquirir bienes suntuarios de tan alto valor, lo que hace presumir enriquecimiento ilegítimo, tal cual es imposible justificar el que Luis Videgaray Caso pudiere haber adquirido lícitamente con sus salarios nominales como servidor público en el Gobierno del Estado de México y el Poder Legislativo Federal la casa de descanso en Malinalco valuada en más de ocho millones de pesos que recibió del consorcio empresarial “Grupo HIGA”, mismo que transmitió la propiedad de la famosa mansión valuada en más de ochenta millones de pesos, en Las Lomas del Distrito Federal, a la esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, siendo además dicho grupo industrial beneficiario de multimillonarios contratos de obra pública. 

    Y a estos asuntos se suman actos de corrupción perpetrados por exgobernantes de Jalisco como Emilio González Márquez y Francisco Ramírez Acuña, militantes del PAN, o ex gobernadores del PRD como Leonel Godoy, de Michoacán; Narciso Agundez, de Baja California Sur y Juan Sabines, de Chiapas, o los militantes del PRI que están señalados como autores de actos de latrocinio como los exgobernadores Humberto Moreira, de Coahuila y Tomas Yarrington, de Tamaulipas y habría que agregar los famosos “moches” de los que se acusa a Legisladores federales del PAN, los negocios con la obtención de permisos para edificación en zonas prohibidas atribuidos al famoso Jorge Emilio González Martínez, “El Niño verde”, dirigente nacional del Partido Verde (PV), así como el desplante de prepotencia o esquizofrenia que recién mostró el también militante del PV Manuel Velasco Suárez, Gobernador de Chiapas, a quien se ha exhibido profusamente merced al poder social de comunicación vía redes digitales mediante un vídeo en que se aprecia cómo abofetea públicamente a un colaborador si que exista justificación para tan aberrante acción, además de los acontecimientos que son ampliamente conocidos, provocados por gobiernos anteriores y por el actual en el ámbito federal, que tienen al país sumido en una aguda crisis de inseguridad, violencia, e inestabilidad sociopolítica además de una situación económica indeseable.

 El que ciudadanos anulen su voto otorgándoselo a candidatos no registrados, para no dejar de cumplir con su obligación cívica  es una costumbre antigua, pues a lo largo de los años se conoce que cientos de miles de sufragios son favorables a personajes como Cantinflas o incluso figuras inventadas como “El Perro Fidel “ o “El Candigato”, y ha sido la forma de mostrar el rechazo a los candidatos postulados por los partidos al no haberles convencido ninguno de ellos como para obsequiarle su apoyo electoral, o simplemente manifiestan su pleno rechazo a los partidos políticos, así que no habrá de sorprendernos que Lagrimita” aprovechará el conocimiento amplio que la televisión le ha otorgado entre la sociedad tapatía y toda vez que la ley permite que además del nombre de un candidato aparezca su apodo, si así lo solicita oportunamente, el histrión y cómico profesional seguramente obtendrá bastantes votos que al menos le hagan lograr ser Regidor en el gobierno municipal de Guadalajara y nada le impedirá asistir a las sesiones vestido y maquillado como payaso.

 @salvadocosio1

opinion.salcosga@hotmail.com