Fuente Ovejuna

#TRAICIÓNdePEÑA

Conforme avanza Enrique Peña Nieto hacia el fin de su sexenio y por hartazgo social ese final es anhelado ya por casi el 80 por ciento de los mexicanos, la desesperación empieza a cundir en las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) especialmente en muchos liderazgos regionales y cuadros destacados de impacto nacional, que perciben como su partido es erosionado irremediablemente por la ya escasa credibilidad del presidente y camina veloz hacia la derrota en las elecciones locales que este año habrá en Coahuila, Nayarit y el Estado de México, como preludio de la debacle en la elección federal y concurrentes en varias entidades que se efectuarán en el 2018.

Aunque a través del Gerente en turno de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de nombre Enrique Ochoa Reza, el presidente Enrique Peña Nieto ha querido mostrar una actitud férrea en tromba contra de gobernantes o funcionarios corruptos, la realidad es que es muy poco lo que pueden presumir al respecto, pues lo más relevante es haber encarcelado al ex secretario general de gobierno y exgobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna García, quien está sujeto a proceso acusado de crímenes en contubernio con cárteles del narcotráfico y a Andrés Granier Melo, exgobernador de Tabasco, acusado de enriquecimiento ilícito, desviación de recursos públicos, peculado y abuso de autoridad, ambos militantes del PRI, y expulsar de ese partido al aún gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, señalado de inmenso desfalco al erario veracruzano y otros cobardes crímenes, a quien se le compelió a pedir licencia a su cargo facilitándole la huida, además de gestionar orden de aprehensión en contra del exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, quien accedió a la gubernatura postulado por el Partido Acción Nacional (PAN) y está prófugo acusado de un gran desfalco a las arcas públicas sonorenses.

Lo cierto es que esas muy insignificantes acciones de Peña Nieto y su gobierno contra unos cuantos son una burla burda frente al montón de personajes que habiendo medrado y generado mucho daño siguen impunes y disfrutando cínicamente sus enormes riquezas amasadas al amparo del abuso de poder que ejercieron.

Peña Nieto se ha mostrado indiferente a las denuncias que tanto ciudadanos como organizaciones sociales y agentes de comunicación han presentado y hecho del conocimiento de la opinión pública y los  escándalos de corrupción han sido tratados como un problema de manejo de crisis o control de riesgos y en ningún momento el Presidente o su equipo han mostrado intención auténtica de ejercer las acciones legales para combatir a fondo corrupción e impunidad, además que el famoso sistema anticorrupción tan cacareado es solo escenográfico y la credibilidad presidencial está por los suelos, sin ninguna autoridad moral para arrogarse el título de adalid contra los abusos de servidores públicos en razón de los señalamientos de abuso, enriquecimiento ilegítimo y tráfico de influencias de que ha sido objeto, como tampoco tiene solvencia moral el famoso Ochoa Reza, tildado de haber manejado en forma productiva para unos cuantos a la Comisión Federal de Electricidad, de la que renunció voluntariamente obteniendo jugosisima liquidación por demás alevosa e inmoral como si hubiere sido despedido, la que por un monto de casi 20 millones de pesos beneficio tanto a él como a sus principales colaboradores que junto con el renunciaron a la CFE para ayudarle a regentear “el PRI de Peña Nieto”.

El descrédito de Peña Nieto complica el futuro del PRI. Los que “por tener la bendición presidencial” son hasta ahora mencionados con alguna posibilidad de ser favorecido ungiéndole como candidato presidencial de ese instituto político a la Presidencia de México son Miguel Ángel Osorio Chong, Eruviel Ávila Villegas, José Antonio Meade Kuribreña, Aurelio Nuño Mayer, Jose Calzada Rovirosa y Claudia Ruiz Massieu Salinas y ninguno de ellos tiene viabilidad electoral, de ahí que no es ilógico que a pesar de la resolución que para que se detenga le ha hecho el Instituto Nacional Electoral (INE) el expriista Rafael Moreno Peña, gobernador de Puebla, siga ilegalmente en plena campaña en busca de la Primera Magistratura por el PAN, pero arropado también por los partidos tradicionalmente aliados al PRI cómo son Nueva Alianza (PANAL) y Verde Ecologista de México (PVEM). ¿Será el “Plan B de Peña Nieto”?

@salvadorcosio1

opinion.salcosga@hotmail.com