Fuente Ovejuna

#PORQUERIAyHARTAZGO

El Presidente Enrique Peña Nieto acumula reclamo social hacia él y su gobierno por varios asuntos que han provocado irritación popular y como ejemplo de ello están los crímenes violentos en Tlatlaya, Apatzingán, Óstula, Tanhuato e Iguala con participación abusiva de militares, policías federales y locales; las mansiones aportadas al Presidente, su familia y altos servidores públicos por empresarios ostensiblemente favorecidos por multimillonarios contratos de obras y servicios públicos; la facilidad otorgada por la Procuraduría General de la República (PGR) a los actores Kate del Castillo y Sean Penn para evadir su responsabilidad penal por su vinculación con el crimen organizado al inmiscuirse con el delincuente Joaquín Archivaldo Guzmán Loera alias El Chapo Guzmán: la cínica protección de la misma PGR a los ex Gobernadores de Coahuila Humberto Moreira Valdez y de Tamaulipas Tomas Yarrington y Eugenio Hernández que tienen causa abierta en Cortes Penales de Los Estados Unidos de América por ser claros socios de enriquecimiento ilícito y vinculación con narcotraficantes y asesinos sin que la PGR los haya llamado siquiera aún a declarar por los desfalcos y actividades criminales que se les señala.

Mención especial merecen los privilegios a Elba Esther Gordillo Morales, la ex Jerarca del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) quien fue detenida por la PGR el 26 de febrero de 2013 acusada de operaciones con más de dos mil millones de pesos de procedencia ilícita pertenecientes al SNTE, delincuencia organizada, defraudación fiscal y otros delitos, y que desde su arresto ha estado ‘encarcelada’ en cuartos de hospital sin pisar jamás una celda en prisión y es posible recupere su libertad por fallas en la tipificación de los delitos y la integración de la averiguación por parte de la misma PGR, que ha sido omisa en cuanto a consolidar la totalidad de los posibles delitos de los que puede acusársele.

Gordillo Morales, de 71 años de edad, está recluida desde el pasado 21 de enero en el nosocomio privado Hospital María José Roma, ubicado en la Colonia Roma en la Ciudad de México siendo ya el cuarto Sanatorio en el que ha estado ‘recluida’ desde su arresto, pues estuvo dos años y medio en una habitación especial de la Torre de atención Médica del Reclusorio Femenil de Tepepan y después en el hospital privado Ángeles Interlomas para posteriormente tener breve estancia en el Hospital público Xoco y llegar al lugar en que ahora se encuentra privada de su libertad, ya que sus abogados aducen debe recibir atención médica especializada y las prisiones no otorgan condiciones adecuadas para la atención que requiere por los dos aneurismas cerebrales que se dice padece y quizá  pronto se le permita la ‘prisión domiciliaria’ en alguna de sus varias ‘humildes casas’ pues recientemente un Tribunal Federal ordeno dejar sin efecto la resolución que en septiembre pasado le había negado dicho beneficio, pero en tanto eso ocurre ella está en una cómoda habitación con acceso a comunicación telefónica permanente y a redes de internet además de televisión conectada para acceder a programación vía satelitall, gozando de plena movilidad por diversas áreas del nosocomio y del permiso de recibir visitas sin limitación alguna; privilegios que contrastan con las circunstancias en que está preso desde junio de 2014 en el Penal Federal Número 11 en Sonora el líder de grupos michoacanos de autodefensa comunitaria Jose Manuel Mireles Valverde quien además de haber sido vejado al raparlo y someterlo a incomunicación, carece de atención médica adecuada para la complejas afecciones de salud que padece y no le permiten visitas ni correspondencia, mucho menos acceso a televisión, telefonía o internet.

Según el periodista de La Jornada Alfredo Méndez, el Quinto Tribunal Colegiado en materia Penal de la Ciudad de México tiene un proyecto de resolución que la exonerará al señalarse no es delito haber ejercido a su antojo los miles de millones de pesos de los maestros sindicalizados para adquirir al menos 9 inmuebles en Los Estados Unidos de América y países de Europa además de en lujosos desarrollos residenciales y turísticos de nuestra patria, así como costosos vehículos, valiosas obras de arte y  joyas.

Y nuestra economía sigue en el tobogán, siendo lamentable funcionarios y empresarios dañen al pais y al pueblo propiciando decisiones equivocadas, tanto por ineptitud como por buscar beneficiar sus voraces intereses mercantiles con negocios que surgen por estar nuestra moneda muy disminuida frente a las divisas internacionales y sin atender a los expertos que indican debe dinamizarse la economía interna diversificando la apuesta financiera internacional impulsando exportación de otros productos para dejar a un lado la casi absoluta dependencia nacional del ingreso petrolero ahora tan menguado, y sustituir importaciones, acelerando el pago de pasivos a proveedores e impulsar la obra pública programada con suficiencia presupuestal en vez de mantener el dinero público almacenado, buscando incentivar más inversión privada local y foránea mediante estímulos fiscales e incremento de respaldo en infraestructura, otorgando mayor certidumbre, amainando la inseguridad y abatiendo corrupción e impunidad.

Causa desconfianza el encumbramiento de personajes con escaso perfil técnico y dudosa reputación para encabezar importantes dependencias, como José Antonio González Anaya quien fue gris Subsecretario de Hacienda con Felipe Calderón y poco exitoso titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), sin mayor justificación para ser nombrado Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX), resultando polémico sea concuño de Carlos Salinas de Gortari de quien se dice es ‘padrino’ de varias empresas beneficiadas con jugosos contratos asignados sin licitación o que hacen  negocios lucrando con información privilegiada, manejo discrecional de dinero público e impropio aprovechamiento de recursos naturales.

¿Será muy difícil que Peña Nieto entienda el hartazgo popular por tanta porquería?  


 @salvadocosio1

opinion.salcosga@hotmail.com