Fuente Ovejuna

#CONFESIONyCAOS

Los entes responsables de prodigar seguridad a la sociedad cargan el desprestigio provocado por las ya demasiadas acusaciones de abuso de autoridad, extorsión, desaparición forzada, complicidad con criminales y ejecuciones extrajudiciales arteras que pesan en relación a varios elementos nefastos, no obstante el desempeño eficiente y honesto de muchísimos de sus integrantes.

Es inútil que el Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Rafael Campa Cifrián, aceptare la tortura como una usual costumbre perversa y criminal en las instituciones militares y policiacas en México, si no hay acción eficaz del gobierno federal para identificar y sancionar culpables buscando abatir la impunidad, procurando la erradicación del salvaje abuso del poder de las armas que generan muchos mandos y funcionarios de mediano y alto nivel en las corporaciones que deberían hacer imperar orden y legalidad y en vez de ello prohíjan caos, crimen y terror, como tampoco tiene utilidad alguna la hipócrita disculpa pública que han expresado el Secretario de la Defensa Nacional, el General Salvador Cienfuegos Zepeda, y Renato Sales Heredia, titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), en relación a los actos inhumanos y degradantes que en febrero de 2015 cometieron en Ajuchitlán del Progreso, en Guerrero, tres agentes de la Policía Federal (PF) y dos militares en contra de Elvira Santibañez Margarito, joven humilde de 21 años a quien presuntamente vinculan con  organizaciones del crimen organizado y cobardemente le propinaron fuertes golpes, causándole la angustia y horrible terror de morir por despiadada asfixia o al descargarle a bocajarro las municiones de sus armas, propiciando lesión psicológica y neurológica con el fin de obtener confesión forzada de los supuestos crímenes.

Son inocuas, irónicas y huecas la confesión e insulsa disculpa proferidas por el General Cienfuegos, el Comisionado Sales Heredia y el Subsecretario Campa, son además estúpidamente incongruentes al contravenir anteriores expresiones proferidas hace muy poco tiempo por altos funcionarios de la Secretaria de Relaciones exteriores cuando increpantes y altaneros rechazaron dogmáticamente las  fundadas acusaciones que varios organismos internacionales hicieron sobre la comprobada y profusa tortura practicada y tolerada por criminales uniformados y burócratas y lo que realmente urge es un castigo ejemplar a gobernantes prepotentes que en complicidad con otros criminales actuando protegidos desde las extrañas del poder flagelan cruel y gravemente al pueblo y con cínica prepotencia evaden aceptar su responsabilidad y se burlan de la sociedad.

La instrucción presidencial de reconocer responsabilidad oficial en relación a la insana forma de vejar al pueblo por elementos y comandantes de fuerzas armadas auspiciada por sus jefes administrativos y políticos se generó por la llamada de atención de líderes políticos y empresariales estadunidenses y germanos reprobando la ineficaz actividad del gobierno mexicano para salvaguardar los derechos humanos fundamentales; ya que un reciente reporte del Departamento de Estado de Los Estados Unidos de América fue devastador al señalar :  “el involucramiento de policías y militares en serios abusos, como asesinatos extrajudiciales, tortura y desapariciones, la impunidad y la corrupción en el sistema de procuración y administración de justicia es un problema serio por la gran ineficacia inexistente para juzgar y condenar todo tipo de crimenes”, y en el marco de su reciente gira por ciudades alemanas Peña fue duramente reprendido tanto  por el Presidente Joachim Gauck como por la Canciller Angela Merkel, secundados por prominentes empresarios teutones, que aseguran que  en México no existe el Imperio de la Ley ni prevalece El Estado de Derecho y tildan de catastrófica la preservación de los derechos humanos fundamentales en nuestro país, lo que debe preocupar sobremanera por ser Alemania el país más poderoso de Europa y su economía una de las mas influyentes en el mundo, siendo además el primer socio comercial de México en la Unión Europea y el quinto a nivel global.

Por ello es imperativo el reconocimiento a las muchas conocidas barbaridades cometidas por elementos y jefes de fuerzas del orden que deben ser castigados por su participación en diversos asuntos criminales espinosos, siendo oportuno recordar lo ocurrido en el poblado San Pedro Limon, municipio de Tlatlaya en el Estado de Mexico, donde tras asegurarse oficialmente  que 22 criminales habrían muerto en enfrentamiento directo con soldados se descubrió que el Ejército realizo dantesca ejecución extrajudicial sin importar hubiere víctimas inocentes e incluso menores de edad; sin dejar de recordar lo ocurrido en Apatzingán, Iguala, Aguas Blancas, Óstula, Tanhuato, entre otros muchos vergonzosos acontecimientos que ejemplifican la barbarie e impunidad que priva en México.

Solo podrá recuperarse paulatinamente la credibilidad social en las instituciones gubernamentales cuando haya actos serios y coherentes en pos de abatir corrupción e impunidad, que junto con la creciente criminalidad y violencia son los principales generadores de pobreza e incremento delincuencial y causantes mayores del decaimiento de nuestra economía pero no hay señales claras que indiquen que pronto el Gobierno habrá de realizar acciones que provoquen recuperar tranquilidad y crecer económicamente lo suficiente y lograr mejor calidad de vida.

El pueblo está harto y buscará  incidir en las urnas para elegir mejores gobernantes que en realidad procuren los cambios que México requiere para mejorar, pero el hartazgo podría combinarse con la pérdida de confianza en los sistemas de participación social por la vía electoral y al cundir mayor desesperación ante la crisis económica y de inseguridad, no es lejano se generen protestas acompañadas por desobediencia civil a los gobiernos incubándose la aparición de grupos de autodefensa y autonomía en la gestión gubernamental siendo más grave peligro el que el fastidio social se traduzca en una revolución armada que pugne por cambios violentos ante la incredulidad en los cambios por la vía pacífica, aún es tiempo de entenderlo y evitar ingobernabilidad y desestabilización del país.

 @salvadocosio1 o opinion.salcosga@hotmail.com