Fuente Ovejuna

#ARTEySENSIBILIDAD

Los reconocidos cineastas Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu criticaron las reformas en materias laboral, fiscal y energética que fueron impulsadas por el presidente Enrique Peña Nieto en 2013 y 2014, provocando controversia en la que Peña cuestionó la calidad de los creadores para cuestionar leyes y políticas públicas y se acendro la polémica al sumarse los cinematógrafos a la andanada social contra los acontecimientos ocurridos en Iguala el 26 de septiembre de 2014, acentuándose el encono presidencial cuando los directores se involucraron en el conjunto de expresiones críticas al desnudarse la inmoral e ilegítima adjudicación de mansiones a Peña Nieto, su familia y algunos funcionarios propiciada por constructores beneficiarios de multimillonarios contratos con entidades gubernamentales.

Alfonso Cuarón fue galardonado en 2014 al obtener su película Gravity los principales premios en Europa y los más importantes distintivos del Oscar y aprovechó los reflectores para reiterar la crítica a los turbios asuntos que se imputan a Peña y sus cercanos alfiles, debiéndose reconocer que el Presidente tuvo la entereza de felicitar a Cuarón reconociendo sus méritos al margen de la polémica, aceptando el derecho del galardonado a expresar cuestionamientos y exigencias a los servidores públicos.

En la entrega de los premios Oscar de hace un año, Alejandro González Iñárritu fue multipremiado por su película Birdman y al recibir estatuillas el cineasta exigió trato justo y digno a los millones de paisanos que habitan y producen en el vecino país del norte, estigmatizados como si fueren plaga en vez de apreciarlos como una comunidad que al igual o más que las que componen millones de migrantes de diversos orígenes han fundado y consolidado a los Estados Unidos, donde irónicamente las minorías de pobladores que se dicen de origen “puro” siguen generando racismo, discriminación, xenofobia, odio y barruntos de guerra entre seres humanos.

En este 2016, en que a González Iñárritu le reconocen en Europa con los más importantes lauros y es digno de encomio y admiración por su maestría al producir su exitosa película El Renacido, vuelve a aprovechar el escenario para levantar la voz con motivo de la entrega de los galardones tras provocar triunfos por serle otorgado el Oscar como Mejor Director, además del relativo a Mejor Actor para Leonardo DiCaprio y la distinción por la Mejor Fotografía al mexicano Emanuel Lubezki, quien por cierto logra su tercer premio consecutivo de la Academia, reconocido indudablemente ya como quien es el maestro en la fotografía para el séptimo arte.

Acérrima y agudamente crítico hacia quienes por ineficacia, negligencia o complicidad prohíjan y provocan subdesarrollo, pobreza, violencia, corrupción e impunidad lucrando desde su privilegiada posición como voraces mercaderes enquistados en los gobiernos de México, González Iñárritu vuelve a manifestarse solidario con su tierra y sus desgracias, y al recibir los galardones en Hollywood no olvidó a su patria, aprovechando los micrófonos de la ceremonia para recordar que el mundo está enmarcado en la heterogeneidad racial y que los diversos países se han conformado por él esfuerzo conjunto de muchos migrantes, y que por ello debe reconocerse el valor de su trabajo, cesando así la aberrante práctica de hostigamiento en razón de diferencia de credo, origen racial, lenguaje y apariencia física, y citando una frase escuchada en su película triunfadora este año, en la que el personaje principal se refiere al prejuicio racial contra su hijo, cuya madre es indígena y sentencia: “Qué gran oportunidad para nuestra generación de realmente liberarnos de todos los prejuicios y este pensamiento tribal y asegurarnos para siempre de que el color de la piel sea tan irrelevante como el largo del cabello”, restregándole al xenófobo y desquiciado Donald Trump la realidad que pretende dejar de ver.

Cuarón, Lubezki y González Iñárritu son mexicanos que con maestría y eficacia hacen de su trabajo el instrumento de éxito en sus luminosas actividades allende las fronteras, especialmente en el vecino país al norte, ahí donde ahora abusa de su momento de exposición mediática el mesiánico y fanfarrón empresario llamado Donald Trump, quien casi todos los días utiliza la plataforma de precandidato presidencial por el Partido Republicano para vociferar contra nuestro México y los mexicanos, dando estruendosos alaridos con su chillona voz, bramando más especialmente contra los miles de compatriotas que allá viven tras ir en busca del apoyo que no tuvieron en este país para lograr el triunfo, o los millones que inmersos en la brega cotidiana por producir recursos viven allá huyendo del infierno de la extrema pobreza, buscando un mejor futuro en el mal llamado “América” y envían apoyo económico a sus familias que sufren acá en México.

A pesar que el triunfo de estos mexicanos excepcionales se debe a su personal y cotidiano empeño y dedicación, debe resultar señal de que no hay metas inalcanzables ni sueños incumplibles y el éxito de esos paisanos impactando al arte y el entorno mundial de la gran economía cinematográfica debe ser inspiración y exhortó para que no permitamos que ningún orate aprendiz de político utilice el desprecio hacia nuestra raza o a ninguna otra como elemento agitador de las mentes pequeñas que son manipuladas con un discurso atrabiliario y soez contra la humanidad, a fin que rechacemos la violencia verbal de ese trasnochado y de cualquiera otro personaje de esa ideología putrefacta que incite al cruento enfrentamiento entre seres humanos en razón de las diversidades, esas que en vez de dividirnos deberían conjuntarnos en la lucha positiva por más progreso y bienestar en defensa de nuestra naturaleza, como es la exhortación del gran Francisco, a quien estos brillantes cinematógrafos mexicanos mundialmente laureados han imitado al alzar su voz uniendo al arte con la emoción y sensibilidad social en favor de la reivindicación y defensa de los derechos básicos para la armónica convivencia y el anhelado bienestar de las comunidades.

 

 @salvadocosio1

opinion.salcosga@hotmail.com