Apuntes

¿Qué pasa en Guadalajara?

El presbiterio de la Arquidiócesis de Guadalajara, que lo integran casi 1,500 sacerdotes en 465 parroquias, con casi seis millones de habitantes, atraviesa incertidumbre. Cambios en la forma de gobernar del arzobispo, José Francisco Cardenal Robles Ortega, tiene en expectativa a los presbíteros, que mañana en la Misa Crismal en Catedral renovarán sus promesas sacerdotales ante su obispo.

Robles Ortega, quien asumió el encargo de Guadalajara en febrero de 2012, se queda sin obispos auxiliares. En julio de 2012, Rafael Martínez Sáinz, por edad renunció; en diciembre de 2013, Francisco González González, fue promovido a Campeche; en noviembre de 2014, Miguel Romano Gómez, renunció, no por edad pues tiene 55 años, sino por “otra causa”; y ahora en marzo, Leopoldo González González, fue trasladado a la nueva diócesis de Nogales, Sonora. Con esto, Guadalajara se quedó con José Trinidad González Rodríguez y Juan Humberto Gutiérrez Valencia, de 71 y casi 74 años de edad, respectivamente. O sea, cercanos a la edad de 75 para su dimisión.

Frente a las diócesis del país, que por su tamaño en población y presbiterio, y peso de los titulares que ocupan otras funciones extra diocesanas en el Episcopado o en el Vaticano, Guadalajara es la que menos auxiliares tiene. El DF tiene 9, Morelia, Puebla y  Monterrey 3, respectivamente, Tlalnepantla 2, y con un auxiliar cada una: Oaxaca, León, Tuxtla Gutiérrez, Yucatán y Durango.

El Código de Derecho Canónico establece que el obispo del lugar es quien pide al Papa uno o varios obispos auxiliares “cuando lo aconsejen las necesidades pastorales de una diócesis” (Canon 403, parágrafo 1).

Robles Ortega al parecer, al ver su paso previo en Toluca y Monterrey, no es dado a disponer de obispos auxiliares, pero sí a promover sacerdotes del lugar hacia otras diócesis, como sucedió con Alfonso Cortés y Ruy Rendón, del clero regiomontano y promovidos a otras Iglesias locales; y sólo un auxiliar, joven, Jorge Cavazos Arizpe, seis años después de su llegada a Monterrey  (2009, a los 45 años). Claro, al llegar Robles a Monterrey, ésta contaba con 2 auxiliares

Pero Guadalajara no es Toluca ni Monterrey. Su dimensión en clero y población cambiante en dinámicas, plantean atención más cercana y personalizada. Si Robles Ortega no necesita de auxiliares, los vicarios episcopales requerirían más facultades y autoridad delegada.

 

Twitter: @jrubenalonsog