Apuntes

Transparencia colaborativa

El sistema de solicitudes de información Infomex es el proyecto más exitoso de “transparencia colaborativa” en México, pero el único (Ver Sistema Infomex: http://goo.gl/ra6NGb). Promovido por María Marván al frente del hoy IFAI, con recursos del Banco Mundial, se desarrolló y se aplica en 27 entidades un software libre, común, único a escala internacional, para facilitar y garantizar el acceso a la información pública gubernamental mediante solicitudes (transparencia pasiva). Sin embargo, no hemos dado el paso para construir de manera colaborativa (Transparencia 2.0), con base en los principios constitucionales sobre el acceso a la información, software libre para facilitar, propiciar, incentivar, el acceso libre a la información fundamental o de oficio (transparencia activa).

El Gobierno de Chile, a través de la Unidad de Modernización del Estado y Gobierno Digital de la Secretaría General de la Presidencia, el pasado 4 de marzo resolvió, con base en el programa de transferencia tecnológica o iniciativa de “Software público”, que todos los programas computacionales y aplicaciones tecnológicas “que sean propiedad o hayan sido desarrollados por los órganos de la Administración del Estado” sean puestos a disposición pública a través de un repositorio abierto (Ver: http://goo.gl/29nrQ0).

Con este repositario se busca “entregar las mejores aplicaciones de código abierto al Sector Público mediante un ambiente de desarrollo colaborativo. Esto, a fin de evitar la duplicación de esfuerzos al no existir previamente una instancia formal de transferencia de conocimiento”.

En México, en Jalisco, ¿podríamos trabajar en esa línea?

Así como está, lo primero es poner a disposición un catálogo/inventario de aplicaciones desarrolladas para garantizar el acceso a la información fundamental; compartirlas, mejorarlas y/o desarrollar nuevas de manera colaborativa entre Poderes, órganos autónomos, ayuntamientos.

Y si esto se hace en colaboración con empresas, universidades, y grupos ciudadanos interesados, mucho mejor.

Los órganos de transparencia bien pueden impulsar y liderar lo anterior. Está en su naturaleza y razón de ser. No esperar a que sean los sujetos obligados quienes marquen la pauta de en qué, con qué, cómo y cuándo abrirse o ser transparentes.

http://twitter.com/jrubenalonsog