Apuntes

Pastores que oigan y vean, comprometidos

El pasado sábado, seguí por Internet la Celebración Eucarística de beatificación (o santo en la Iglesia católica con culto local) de Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, “Monseñor Romero”, “Santo de América” (1942-1980), arzobispo de San Salvador (1977-1980), asesinado por “escuadrones de la muerte” mientras presidía una Misa el 24 de marzo de 1980.

El pasado 3 de febrero, Francisco Papa firmó el decreto con el que la Iglesia católica el que reconocía a Romero mártir, y el 14 de mayo firmó la Carta Apostólica con la que se realizó la beatificación en la que establece las “líneas modelo” sobre él: “Obispo y mártir, pastor según el corazón de Cristo, evangelizador y padre de los pobres, testigo heroico del Reino de Dios, reino de justicia, fraternidad y paz”.

En carta enviada al arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Arias, Francisco destaca aspectos de Romero, como el llamado a la unidad y reconciliación; sin embargo, lo resalta como pastor, con “la capacidad de ver y oír el sufrimiento de su pueblo”, y para quienes vean en Romero “como amigo en la fe, quienes lo invoquen como protector e intercesor, quienes admiren su figura, encuentren en él fuerza y ánimo para construir el Reino de Dios, para comprometerse por un orden social más equitativo y digno”. (Ver: http://goo.gl/zeJZz7).

Francisco desde que asumió el obispado de Roma y la Presidencia en la Caridad de la Iglesia católica (o sea Papa), se ha referido al “perfil” de obispos que requiere la Iglesia, así como a los que habrá que promoverse y elegirse. A los nuncios apostólicos (21 de junio 3013), sobre quienes descansa el “filtro” de promoción, les recordó que hay que escoger aquellos que no sean “ambiciosos” ni “príncipes” (http://goo.gl/RKAzLx); a la Congregación de Obispos, donde se cierne a los prospectos que le presentan, reiteró y abundó en lo anterior (27 de febrero de 2014), “pastores cercanos”  (https://goo.gl/11kWUg); y el pasado 17 de mayo, a la Conferencia Episcopal Italiana, los llamó a “no ser tímidos o irrelevantes a la hora de denunciar y luchar contra una mentalidad generalizada de corrupción pública y privada” (http://goo.gl/eu23DI).

¿Qué obispos requiere-necesita México? Que vean y oigan, con olor a ovejas (http://goo.gl/IwXrUp), en las periferias (http://goo.gl/2WqEGR), sin miedo a perder (ofrendar) incluso la vida al extremo.


Blog: http://jrubenalonsog.blogspot.mx