Articulista Invitada

No hay mentira que dure por siempre

Pese a las agresiones recibidas, en México la lucha contra la esclavitud, contra la trata de personas, ha tomado cada día más fuerza, cada vez son más las organizaciones que se suman a la causa.

Martin Luther King es el luchador social que más admiro. Fue muy impactante ver su historia en la pantalla grande. La película Selma, que cuenta los esfuerzos de este líder por concretar las marchas por el derecho al voto de la población afroamericana en Estados Unidos, es un retrato de un hombre del tamaño de sus ideales: grande.

King soportó amenazas, burlas y provocaciones. Pero nunca gastó fuerzas en responder a estas agresiones, siempre se mantuvo por encima de ellas. Era un hombre consciente de que vivir es un privilegio para cumplir una misión encomendada. Era consciente de que, pese a los gritos y los golpes de los detractores, la verdad siempre resurge invencible.

“No vivimos plenamente nuestras vidas si no estamos dispuestos a morir por lo que amamos y lo que creemos”, decía el doctor King. Hay que preguntarnos, ¿en verdad estamos dispuestos a todo por nuestros ideales? ¿Somos poseedores de una voluntad que ni la difamación ni los insultos ni la persecución pueden romper?

Pese a las agresiones recibidas, en México la lucha contra la esclavitud, contra la trata de personas, ha tomado cada día más fuerza, cada vez son más las organizaciones de la sociedad civil que se suman a la causa.

Hay que ver en Martin Luther King un ejemplo del activismo, de la entrega a los otros. Un hombre que a los 39 años, edad a la que fue cobardemente asesinado, había encabezado durante 13 años la lucha por el fin de la segregación. Su vitalidad y sabiduría son admirables. Podríamos sentirnos pequeños si nos comparáramos con él, pero también hay que reconocer las acciones, grandes o pequeñas, que hemos emprendido con el corazón.

En México admiramos a muchos de nuestros compañeros en la lucha contra la trata, como es el caso de Karla De la Cuesta. Ella no solamente se ha sobrepuesto a muchas humillaciones, sino que ha levantado el vuelo al iniciar su proyecto Alas abiertas.

Nos motivan personas jóvenes como Mariana Ruenes, de la Organización @SinTrata, quien obtuvo el Premio Ibero Compromiso Social 2014 por su admirable labor en prevención. También nos alegra contar con Paola Félix Díaz, quien lucha diariamente contra esta forma de esclavitud con una pasión maravillosa.

Por supuesto, admiramos a todas las supervivientes-activistas y también, por ello, felicitamos a quienes trabajan por y con ellas directamente: Patricia Caso, de Fundación Camino a Casa; Iliana Ruvalcaba, de Pozo de Vida, y Alma Tucker, de Red Binacional de Corazones, así como a nuestra consejera jurídica, María Teresa Paredes. Nunca olvidaremos los esfuerzos de la familia Villar, su labor por las sobrevivientes ha dado muchos frutos.

Martin Luther King se enfrentó a autoridades insensibles y con prejuicios. Aunque no tenía nada en su favor, tampoco nada lo detuvo en su sueño de un país sin discriminación. La trata de personas también tiene origen en este mal. Las autoridades que permiten giros negros y zonas de esclavitud creen que hay seres humanos de segunda, personas que se compran y venden cual mercancía.

Aquí hay que ser claros. Merece respeto una persona que decide libremente recibir dinero por sexo y decide con quién, cuántas veces, dónde y pone su precio sin que nadie le quite un peso de sus ganancias. En cambio, la ley castiga severamente la explotación de la prostitución ajena. Nadie puede lucrar a costa de la dignidad e integridad de una persona y, por eso, entidades como el DF, Coahuila, el Edomex y Chiapas continúan cerrando tugurios.

En este mismo sentido, descubrimos con agrado que el Kilómetro 21 en Cancún, Quintana Roo, fue cerrado por completo. Este lugar era un terrible representante de la discriminación y la esclavitud; hoy es un lugar abandonado.

En ese estado el entusiasmo por Un Billón de Pie fue destacado. Muchas mujeres, lideradas por Mariana Zorrilla de Borge y Blanca Pérez Alonso, bailaron para romper las cadenas al ritmo de Manoella Torres. Más de 15 mil personas bailaron al mismo tiempo en Chetumal, Cancún, Playa del Carmen e Isla Mujeres.

En Coahuila el baile se llevó a cabo en más de 500 escuelas y 20 Municipios. La titular de la Secretaría de las Mujeres, Luz Elena Morales, es una persona muy comprometida con esta lucha.

El evento del Centro Ceremonial Otomí, que contó con el apoyo del gobernador Eruviel Ávila, le dará la vuelta al mundo y llevará un mensaje contra la violencia hacia las mujeres, pero también contra la discriminación a nuestros indígenas.

Un acto muy sensible de parte de Isis Ávila, presidenta de Difem, ha sido realizar varios eventos de Un Billón de Pie en los Pueblos Mágicos, pues esto visibiliza a nuestras comunidades originarias, que son víctimas recurrentes de los tratantes.

Uno de los presos por el delito de trata con quien hemos trabajado en justicia restaurativa nos ha contado cómo muchas hermosas niñas indígenas son llevadas a ciudades tan lejanas como Nueva York para ser explotadas.

En su vida como delivrero (explica que él era la persona intermediaria que trasladaba a las víctimas a las casas o departamentos de los clientes) llegó a conocer a más de 40 jóvenes y niñas indígenas que únicamente hablaban su lengua natal. Las posibilidades de escapar son escasas para estas jóvenes, pues al no hablar ni inglés ni español quedan completamente incomunicadas y aisladas en el peor infierno posible.

Es prioridad proteger a quienes conocen mejor que nadie el cuidado de nuestra tierra, nuestros ríos y nuestros bosques. Dependemos de nuestros hermanos indígenas y de su sabiduría milenaria.

Los tratantes saben que por su gran bondad e inocencia son fáciles de engañar. Por ello, el evento de Un Billón de Pie en el Centro Ceremonial Otomí significa tanto para México y el mundo: incluimos, visibilizamos y potenciamos a quienes dan riqueza cultural y étnica a nuestro país.

En México tenemos todo lo necesario para acabar con la trata de personas. Tenemos una ley que donde se aplica, lleva justicia. Tenemos más de 250 sentencias a pesar de que solo 10 estados persiguen el delito.

Cada vez más autoridades federales reaccionan. Recientemente ya cuatro partidos políticos, (PAN, PVEM, PES y Panal) de los diez existentes, firmaron un convenio contra la trata de personas para blindar el proceso electoral, capacitar a sus candidatos en el tema de trata y avanzar en la lucha contra ésta. Esperemos más partidos se sumen.

Debemos seguir trabajando para ver cumplido el gran sueño de un México sin esclavitud. No respondamos mal con mal. Los únicos enemigos de nuestra lucha son los enemigos de la libertad y la dignidad humanas. Somos muchos más los que creemos en esta causa y debemos seguir organizándonos. No perdamos tiempo en defender la verdad, la verdad se defiende sola.

Me permito cerrar este artículo con las palabras de Martin Luther King, que a su vez cierran la película Selma: “La verdad surgirá de nuevo cuando seamos libres, pronto, muy pronto, pues cosecharemos lo que sembramos. Cuando seamos libres, pronto, muy pronto, porque no hay mentira que dure por siempre”.

 

Denuncia al 01 800 5533000 o www.unidoshacemosladiferencia.com.

*Presidenta de la Comisión Unidos contra la Trata.

Twitter: @rosiorozco