Género en su tinta

El silencio del Ombudsman de Durango

La semana pasada la Red Regional de Mujeres de la Laguna realizó diversos eventos para protestar por las violaciones a mujeres de Gómez Palacio y Lerdo y exigió a las autoridades estatales y municipales una mesa de trabajo con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para delinear una efectiva política de seguridad de prevención y atención de la violencia hacia las mujeres.
En las reuniones con los secretarios de los Ayuntamientos llama la atención que la responsabilidad de las acciones relacionadas con esta situación recaiga en las directoras de los institutos de la Mujer, pues su objeto no es necesariamente atender la violencia contra las mujeres, de hecho, el objeto del IMD es establecer políticas y acciones que propicien y faciliten la plena incorporación de las mujeres en la vida económica, política, cultural y social.
La Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia establece los Consejos de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia de Género tanto en el Estado como en los municipios. El estatal está presidido por el secretario de gobierno y los municipales por los presidentes municipales. Estas autoridades son quienes deberían explicar por qué la gran cantidad de mujeres violadas.
Por otro lado, de acuerdo con la Ley de Igualdad entre Hombres y Mujeres, deben implementarse medidas para la accesibilidad a la justicia y el pleno ejercicio de los derechos de las mujeres, su empoderamiento y autonomía, sin embargo, hace más de un año que en los municipios mencionados no existe una policía municipal, situación que afecta el acceso a la justicia para las mujeres (por más que se trate de presumir el insuficiente programa Esmeralda). No deja de extrañarel silencio del Ombudsman, Felipe de Jesús Martínez Rodarte, quien además de estar integrado al Consejo Estatal mencionado, también lo está a la  Comisión de Igualdad y no Discriminación y tiene amplias facultades de intervención.
De hecho,  la CEDH  es la responsable de solicitar la declaratoria de la Alerta de Género, pero ésta ha permanecido muda no obstante que el tema está en la opinión pública.Con su silencio  Martínez Rodarte da la razón a quienes dudaron de que tuviera el perfil adecuado para el cargo. 


rosario.varela@uadec.edu.mx