Género en su tinta

Mujeres museos e historia

A mi regreso de la  Cd. de Querétaro  a donde acudí a la IV Reunión Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior “Caminos para la Equidad de Género”, (de la que hablaré en otra ocasión) y de paso por el DF me di tiempo para visitar el Museo de la Mujer, ubicado en el Centro Histórico de la Cd. De México. Abierto en 2011  a iniciativa de la Federación de Mujeres Universitarias (FEMU), este Museo alberga la historia de las mujeres que a pesar de haber participado en los importantes acontecimientos que han dado forma a nuestro país, han sido olvidadas por cronistas e historiadores formados en el paradigma de la historia androcentrista. Al mostrar las acciones que las mujeres realizaron el unísono con los hombres el mueso da una versión más completa la historia. Ahí están las soldaderas de la Revolución, que actuaron como correo, espías y contrabandistas de armas para la tropa revolucionaria, e incluso, como combatientes en el campo de batalla: Las intelectuales, que lo mismo fundaban revistas y escribían en periódicos, que hacían  discursos  o participaban en la redacción de los programas y planes revolucionarios (que han pasado solo como mérito de hombres). Como ejemplo, Bélen de Gutiérrez, orgullosamente duranguense  (nació en Santiago Papasquiaro ) contribuyó a la difusión de las ideas revolucionarias y los derechos de las mujeres. Hermila Galindo, otra duranguense nacida en Cd. Lerdo, desde muy temprana edad se involucró en las actividades revolucionarias y antireleeccionistas, y fue secretaria de todas las confianzas de Venustiano Carranza.Mediante videos y consultas digitales, las y los visitantes van conociendo a las mujeres transgresoras de su época, algunas de las cuales se muestran en figuras de tamaño natural, lo que hace más creíble su presencia.El museo, a cargo de la UNAM cuenta con una  importante bibliografía sobre género, mujeres, feminismo, historia y poesía, no solo para un público especializado, también para iniciados y público infantil. No cabe duda que el Museo de la Mujer llena un hueco en el espectro museográfico al tiempo que contribuye a la formación de una cultura de igualdad de género.