La Semana de Román Revueltas Retes

Con López Obrador, ni a la esquina

Ese hombre estuvo a una nariz de ganar las elecciones presidenciales de 2006 y obtuvo también el segundo lugar en las de 2012, con casi 16 millones de votos. Es un personaje importante, con muchísimos seguidores y una indiscutible fuerza en el escenario de la política mexicana. Ah, pero el PRD surge ahora como el gran perdedor.

Vaya novedad: el líder más visible e influyente de la izquierda nacional se retira del espacio donde había encontrado cobijo y apoyo en los últimos años, funda un partido a modo y resulta que su antigua organización política pierde muchos votos en las primeras elecciones celebradas después de su defección. Pues, digo, ¿qué esperaban? Ese hombre estuvo a una nariz de ganar las elecciones presidenciales de 2006 y obtuvo también el segundo lugar en las de 2012, con casi 16 millones de votos. Es un personaje importante, con muchísimos seguidores y una indiscutible fuerza en el escenario de la política mexicana.

Ah, pero el PRD surge ahora como el gran perdedor, los columnistas de la prensa escriben sesudos análisis para exhibir a los culpables en las filas perredistas y los propios dirigentes del partido del sol azteca desfilan debidamente contritos para ofrecer disculpas mientras que en el fondo se escucha un coro de interesadas lamentaciones. Y, desde luego, el otro gran derrotado sería Miguel Ángel Mancera que, miren ustedes, por el mero hecho de haber estado ahí, desempeñándose en el cargo y sin tener la menor responsabilidad en el hecho de que una nueva fuerza de izquierda se apareciera en la capital de la República, hubiera perdido los gobiernos de diez delegaciones en el Distrito Federal, cinco de ellos ganados, precisamente, por el partido de López Obrador, por no hablar de recomposición de la Asamblea Legislativa.

Pero, a ver, alguna culpa habrán de tener, de cualquier manera, Carlos Navarrete, Jesús Ortega, Mancera y los otros, más allá de que la partida del caudillo haya dividido irremediablemente a la izquierda mexicana. Pues, resulta que no es difícil determinar su responsabilidad porque el desleal abandono del gran líder se debió, entre otras cosas —y sin tomar en consideración la principal causal, que no sería otra que la de poder manipular, a sus anchas y sin restricción alguna, a una cuadrilla de incondicionales—, a la disposición que han tenido los dirigentes del PRD a dialogar con el Gobierno de Enrique Peña, a llegar a acuerdos y a comportarse como los representantes de una izquierda moderna. Después de todo, acordaron ese Pacto por México que habría de facilitar una serie de reformas, de las cuales una, la del sector energético, sigue siendo todavía calificada de “traición a la patria” o “venta de la Nación” por los sectores más radicales, o más conservadores, de la izquierda nacional.

Luego entonces, ha sido ese espíritu negociador —teñido de un muy saludable pragmatismo, a mi entender— el que ha pasado factura a un PRD que, afrontando la desbandada que encabezó Obrador, sigue siendo, a pesar de todos los pesares, la tercera fuerza política de este país. En cuanto a la posible infracción de Mancera, queda igualmente muy clara: negocia y departe con el presidente de la República a diferencia de antecesor suyo que, mostrando abiertamente la adhesión que le exigía su verdadero jefe, evitaba inclusive aparecer en una fotografía junto a Felipe Calderón. No sabemos si la apuesta del actual jefe de Gobierno del Distrito Federal terminará por cancelar las aspiraciones políticas que se le suponen pero lo que sí hemos podido constatar es que el sometimiento de Ebrard —traducido finalmente en su renuncia a participar en una carrera presidencial donde hubiera tenido grandísimas posibilidades— fue un tropiezo monumental en su trayectoria de hombre público.

Y es aquí, al hacer un recuento de los costes que se derivan de las posturas tomadas por los dirigentes perredistas (y por un alcalde de Ciudad de México que, recordémoslo, no es militante formal del PRD), donde comienza a esbozarse, paradójicamente, la posible hoja de ruta de una izquierda a la que, justamente por ello, no debiera quedarle otra opción que la sensatez en lugar del belicoso extremismo de siempre. La existencia del Estado de bienestar no está reñida con la realidad del mercado y, en unos momentos en que la desigualdad se acentúa perniciosamente en todas las naciones del planeta, la socialdemocracia está obligada a jugar un papel decisivo para corregir el rumbo de las cosas. Ahí está el espacio del PRD y ahí se encuentra igualmente el lugar que puede ocupar un personaje como Miguel Ángel Mancera.

La decisión de Obrador es tan irreversible como irremediable. Pero, conociendo sus posturas y sus modos intransigentes, lo mejor que puede hacer el PRD, aquí y ahora, es tomar (todavía más) distancia para ofrecer a las ciudadanos la opción de una izquierda verdaderamente moderna. Al tiempo.

revueltas@mac.com