Interludio

¿No pueden usar 'drones' en Michoacán?

Pongámonos de plano violentos, sosegados lectores, y proclamemos descaradamente, que lo que hay que hacer para recuperar la normalidad en muchas zonas de este país es librar una guerra de exterminio contra los criminales. Dejemos a un lado lo políticamente correcto y cualquier consideración humanitaria: a la gente mala, a la que secuestra y mata cobardemente a sus semejantes, a la que tiene aterrorizada a una población —mayormente pacífica, y que sólo aspira a vivir en un entorno de mínimas certezas—, a la que ha arruinado la economía de incontables localidades donde el Estado —gran culpable por omisión, puesto que ha dejado de cumplir con su primerísima responsabilidad, a saber, la de garantizar la seguridad de los ciudadanos—, a la que asesina con una espeluznante crueldad a cualquiera que se le ponga delante, a esa gente, repito, hay que exterminarla.

¿Les parece a ustedes demasiado escandalosa y grosera esta propuesta, aparte de inmoral? Pues, si fuera meramente el planteamiento de un simple escribidor irresponsable, de ésos “histéricos” que piden mano dura a las primeras de cambio, entonces las cosas no pasarían a mayores y la única posible consecuencia sería la creciente pérdida de credibilidad de un tipo que opina a tontas y a locas sobre asuntos que, por fortuna, no le compete resolver directamente. Pero, miren ustedes, en este mundo, así como está, las personas menos influyentes somos, justamente, quienes no tenemos atribuciones. Quienes de verdad tienen la sartén por el mango han dispuesto, muchas veces, que las cosas sean resueltas a la brava, así nada más. Ni los gobernantes de Israel ni el propio Barack Obama, premio Nobel de la paz el hombre, se tocan el corazón para aniquilar a los individuos que representan una amenaza para sus pueblos. Y esto, a bajo costo, desde el punto de vista de las pérdidas de vidas humanas, utilizando aviones no tripulados. ¿Está bien? ¿Está mal? Ustedes dirán. En todo caso, así es la realidad, más allá de lo que pueda escribir cualquier columnista.