Interludio

Mientras peor estemos más contentos estarán ellos

A ver, díganme ustedes si a la trabajadora que limpia los cuartos en un hotel de Acapulco le contenta que los viajeros, espantados por el cierre de la autopista que lleva al puerto, dejen de pasar las vacaciones allí. Y no sólo está ella en esa situación sino toda la gente que vive del turismo: meseros, vendedores, empleados de las tiendas, etcétera, etcétera. No estamos hablando de la burguesía explotadora, tan denostada por los inconformes, sino del pueblo simple y llano. Ciudadanos que cumplen sus duras tareas todos los días, ya sea recorriendo kilómetros enteros en las playas para vender cocos a los turistas o laborando jornadas laborales que sobrepasan, con mucho, las ocho horas diarias, como esos taxistas que de otra manera no logran cuadrar las cuentas.

¿Tiene algún sentido perjudicar a esas personas de las clases populares? ¿Hay alguna solidaridad ahí, en el hecho de bloquear los caminos por donde se transportan las mercancías, de destruir tienditas, de saquear camiones y de crear un clima de caos que termina por afectar grandemente la economía de unas localidades que, por si fuera poco, se encuentran en las zonas más pobres del país?

¿Qué forma de protesta es esa que termina por afectar, sobre todo, a los mexicanos más desfavorecidos y que les quita lo poco que han llegado a tener? ¿Cuál es el propósito de afear y envilecer las hermosas plazas públicas de una ciudad como Oaxaca y de ahuyentar a los visitantes? ¿Quién sale ganando cuando el país se descompone (todavía más) y a quién le puede complacer tener delante de sí un escenario de ruinas y una atmósfera de perturbador desorden?

Y, así fuere que los únicos perjudicados fueran los hombres de negocios y los comerciantes formales, ¿es normal que se impidan las actividades cotidianas de una comunidad, que se paralice la vida económica, que se imposibilite la libre circulación de los ciudadanos y que se trastornen impunemente las actividades de personas que no tienen nada que ver?

¿Así van a reaparecer los estudiantes?