Interludio

PRD: imponer en la calle lo que no logra en el Congreso

El PRD y las otras fuerzas políticas de nuestra remendada izquierda (está integrada, por si no lo saben ustedes, de renegados, desertores y tránsfugas del antiguo PRI que, como no pudieron obtener, en sus tiempos de alegre militancia oficialista, las prebendas y los cargos de los cuales se sentían altamente merecedores, pues emigraron, con un muy admirable sentido de la oportunidad, hacia otros lares partidistas donde pudieran no sólo disfrutar de los debidos reconocimientos y lanzarse como candidatos a prometedores cargos de elección popular —sin la estorbosa oposición de otros aspirantes— sino dedicarse, ardorosamente, a preservar la trasnochada ideología nacionalista-revolucionaria-populista-soberanista-clientelar-corporativista de unos antiguos mentores suyos que, desplazados por la corriente modernizadora del partido que promovió la reforma política y concertó un Tratado de Libre Comercio con la primera potencia económica del planeta, ya no tenían cabida en su irremediable condición de dinosaurios), el PRD y los otros —repito— han ganado elecciones, disponen de una sustancial representación en nuestro Congreso bicameral, gobiernan en varios estados importantes de la Republica, tienen voz y voto, manejan recursos públicos, administran presupuestos y disfrutan, en santa paz, de todas las ventajas de ejercer un poder real.

Bueno, pues esa cuota de atribuciones no les basta. No se resignan al hecho, irremediable e inmodificable, de representar a una parte del electorado. Quieren más. O sea, que aspiran a que su palabra se vuelva ley, a la brava y por encima de los demás, es decir, de los otros grupos políticos de este país. De otra manera no te explicas que, cuando las cosas no les van, salgan a la calle, organicen cercos y bloqueos, armen albortos e intenten, así, impedir la tramitación de leyes y las reformas acordadas por la mayoría de los representantes de los mexicanos. Ésa, por lo visto, es su idea de la democracia. Bueno, nunca fueron realmente demócratas…