Interludio

Hablando de infiltrados…

Dos veces he recibido la visita de la autoridad en mi casa mía de mí: la primera fue en los tiempos de mi prehistoria personal cuando, recién afincado en Lieja, una lluviosa ciudad de Bélgica en la región de la Valonia, agentes de la Gendarmería se aparecieron a las puertas del apartamento que había yo alquilado para verificar que fueran fidedignos los datos proporcionados a los señores funcionarios (utilizado este término en el más estricto sentido de la palabra, es decir, para referirme a esos empleados de la Función Pública, precisamente, que van desde barrendero en el municipio hasta médico legista en la morgue del hospital estatal) del Bureau de la Population donde hube yo de registrarme como residente. La segunda, que me provocó monstruosa pavura, fue aquí en estos pagos: un inspector del espeluznante Servicio de Administración Tributaria (SAT) se personó en mi hogar para realizar precisamente las mismas indagaciones que los gendarmes belgas; una vez que me hube yo repuesto de la impresión porque me di cuenta que venía en son de paz (Hacienda, por si ustedes no lo saben, es el ente más poderoso del aparato del Estado mexicano y hasta tiene un cuerpo de policía que te puede arrestar y llevarte derechito a una celda horripilante si es que no eres empresario de relumbrón sino simple ciudadano de a pie), le invité un café y terminamos charlando, miren ustedes, sobre las insuficiencias del entramado institucional de este país.

A lo que voy: en ambos casos, en el de allá y en el de aquí, estamos constatando la intervención puntual y eficiente de la autoridad para controlar a los ciudadanos y sanseacabó. Se trababa simplemente de saber donde vivía yo para poderme localizar y, en caso necesario, pedirme cuentas de mis actos. Pero, desafortunadamente, en lo que se refiere a México, estos procedimientos no son de uso universal. Luego entonces, no hay siquiera manera de saber quién es realmente ese miembro de los grupos de autodefensa que vas a contratar en la Policía Federal. Digo…