Interludio

Capitalismo a la mexicana

Unas preguntas: ¿qué clase de maldito capitalismo es el de este país? ¿Qué jodida mentalidad tienen nuestros prestadores de servicios?

Voy a un banco, el Scotiabank, para solicitar el servicio de Internet y que mi hija, que estudia en otra ciudad, pueda consultar así los movimientos de la cuenta en la que le deposito lo de sus colegiaturas y gastos. Como bien saben ustedes, la mera navegación por medios propios en la banca en línea no es posible sino que necesitas de artilugios —esos famosos tokens— para tener acceso a la información, inclusive si lo único que pretendes es saber cuánto dinero te queda a fin de mes. Bueno, pues me dice el encargado de la sucursal que no tienen los aparatitos. Y esto, no sólo en esa agencia sino en varias de la capital de todos los mexicanos y no en una fecha particular, que podría ser obligadamente excepcional, sino desde hace varios días.

Hasta aquí, un tema de prestaciones bancarias. Paso a otra cosa: como el servicio de cierta compañía de telefonía celular (no digo nombres) ya no me parece bueno y como mi muy particular experiencia con Movistar es razonablemente satisfactoria, pues voy a una de sus tiendas, también en Ciudad de México, a contratar un plan de prepago para esa misma hija mía que me visita en estas festividades. Y, ¿qué pasa? Pues, que no tienen ya números disponibles porque carecen de los microchips que le pones a los teléfonos móviles. Como que me quiero poner un tanto bronco con la empleada y le pregunto que para qué ofrecen servicios que no son capaces de proporcionar. No es culpa de ella, sin embargo, así que me contengo. Mi heredera comenta que es como si una panadería no tuviera pan.

Y, bueno, en efecto, el jueves pasado, en la piojosa Terminal 1 del aeropuerto de la antedicha megalópolis, temprano por la mañana, nos queremos comprar un pan en la pastelería El Globo. No hay pan, me dice la encargada. Junto, la gente hace cola en la cafetería Starbucks. El negocio funciona a todo tren.

Unas preguntas: ¿qué clase de maldito capitalismo es el de este país? ¿Qué jodida mentalidad tienen nuestros prestadores de servicios?