Política Irremediable

¿Qué tanto teme el gobierno mexicano?

Nuestro Gobierno es responsable de incontables dejaciones pero hizo lo que tenía que hacer en el caso Iguala-Ayotzinapa: investigó, envió peritos y expertos a la zona, detuvo a decenas de sospechosos, acopió confesiones, obtuvo pruebas y, ahora mismo, está integrando todos los elementos del sumario para finalmente celebrar un juicio y dictar las correspondientes sentencias condenatorias. Díganme ustedes qué más podría haber hecho. Curiosamente, los primerísimos responsables de la tragedia no aparecen nunca en esas pancartas que tan airadamente exhiben los manifestantes: nadie señala a los policías municipales de Iguala y Cocula, nadie pide la aniquilación de la banda criminal Guerreros Unidos, nadie condena al anterior Gobierno perredista de Guerrero y nadie pide castigo para los verdaderos culpables. No, los agitadores braman "fue el Estado", acusan vilmente al Ejército Nacional Mexicano, desprestigian a la Fiscalía de la nación, recurren aviesa y engañosamente a unas organizaciones extranjeras que podrían tener la razón al denunciar muchísimos otros casos de abusos a los derechos humanos —pero no que éste es uno— y, sobre todo, piden algo imposible, a saber, la reaparición de los estudiantes siendo que todas las evidencias llevan a concluir que fueron asesinados, lo cual no deja de ser una espeluznante atrocidad.

Pero, entonces, ¿por qué diablos no se defiende el Gobierno mexicano? ¿Por qué no hace frente, con las pruebas en la mano y reclamando un veredicto justo, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a la inútil OEA, a doña ONU (esa organización que tan tibia y cobardemente se comporta en tantísimas otras situaciones ) y, así fuere el caso, al mismísimo Dios padre para evidenciar que un experto no debiera sacar conclusiones luego de haber estado apenas 20 minutitos en el lugar de los hechos y para reclamar el mínimo respeto a una Procuraduría que, lo digo y lo repito, ha hecho su trabajo, más allá de la calamitosa condición general de la justicia en este país? ¿Por qué exhiben tanto comedimiento y tanta prudencia unos responsables políticos que, por el contrario, deberían de poder demostrarle, al mundo entero, que este suceso ha sido exhaustivamente averiguado e indagado?
No entiendo...


revueltas@mac.com