“No es limosna lo que pedimos, sino justicia”

A Don Alberto Castro Ortiz, veterano

 luchador social

Don Calixto Lozano Quezada caminó largos kilómetros durante la marcha “Movimiento por la Dignificación del Adulto Mayor”, organizada por el Centro Jalisciense del Adulto Mayor y el Migrante, cuyo dirigente es Gilberto Parra. Cualquiera podría pensar que la caminata de Don Calixto no tiene nada de extraordinario, pero el hecho sorprendente es que él tiene 94 años. Es admirable porque demuestra que la dignidad es un valor que puede perdurar toda la vida cuando se tienen principios firmes y nobles.

En esta marcha del domingo pasado participaron cerca de 400 viejos trabajadores ex braceros y adultos mayores; en total unas 600 personas. La marcha inició en el cruce de las carreteras a Colima y Tlajomulco, terminó en San Agustín y prosiguió en caravana de vehículos hasta llegar a Los Arcos de Vallarta. El lunes, nuevamente se realizó una marcha muy combativa de unas 700 personas desde Los Arcos hasta llegar a las puertas de Palacio de Gobierno. En ella nuevamente estuvo presente la gallardía de Don Calixto y la de sus viejos compañeros combativos ex braceros. A esta movilización del domingo y el lunes la podemos considerar una marcha histórica al grito de “No es limosna lo que pedimos, sino justicia. Fue una manifestación sin precedente en la historia de esta entidad. Por eso es lamentable el silencio de algunos medios informativos importantes de tal acontecimiento. También debemos mencionar que desde hace décadas generalmente en toda manifestación local importante la participación del movimiento de ex braceros es muy significativa, sea por la lucha de sus propias demandas o por la solidaridad con otras organizaciones en resistencia.

Esta movilización por la justicia y dignidad del ex bracero y del adulto mayor le exige a Enrique Peña Nieto: “Pago de la deuda histórica (documentable) que gobiernos priistas se robaron, como hoy se roban el petróleo, el gas y la electricidad; cabal cumplimiento de la Ley que Crea el Fideicomiso que Administrará el Fondo de Apoyo Social para Ex Trabajadores Migratorios, misma que otorga un apoyo social de 38 mil pesos para cada uno de ellos; restituir en el presupuesto 2014 en vigor, la partida presupuestal que por mandato legal tenían que haber asignado en 2013, y continuar asignando recursos presupuestales hasta el cumplimiento del objeto del Fideicomiso. Y cumplimiento a sentencia firme del Poder Judicial de la Federación, mediante la cual el titular del Poder Ejecutivo de la federación se le obliga a pagar el apoyo social a miles de ex braceros amparados… A Aristóteles Sandoval Díaz le demandamos: transparencia en la entrega de las pensiones económicas a los adultos mayores de 70 años, toda vez que hasta la fecha es imposible verificar la autenticidad del padrón de beneficiados; Aumentar a 800 millones de pesos la partida presupuestal para este sector de la población; pasaje gratuito a las personas mayores de 60 años, en el transporte público urbano, tal y como ya ocurre en la Ciudad de México.”

¿Por qué hubo tal protesta? Porque no hay respuesta gubernamental a sus legítimas reivindicaciones de transparentar los recursos que el Congreso del Estado asignó a los adultos mayores de 70 años, en este 2014 ¿Hay pillaje de estos recursos? La solidaridad con esta manifestación se hizo presente con organizaciones como la Cooperativa de Trabajadores Democráticos de Occidente (TRADOC), el Frente de Comerciantes en Resistencia, Mujeres en Progreso, el Barzón de Jalisco, el Movimiento de Trabajadores Democráticos e Independientes, entre otras, y de personas que no sólo participaron con su inestimable presencia, sino también haciendo generosas aportaciones en especie y recursos propagandísticos. Tal protesta no sólo reivindicó las demandas arriba señaladas, también se incluyeron las propias del movimiento de ex braceros, como “la devolución del fondo de ahorro campesino, el pago a más de 40 mil ex trabajadores migratorios que con folio en mano Peña Nieto decidió suspenderles en un acto de arbitrariedad y al margen de la ley. Muchos de estos venerables mayores –con seguridad por haber crecido en la gloriosa época del cardenismo, cuando se expropió el petróleo y se llevó a cabo el mayor reparto de tierras a personas humildes– enérgicamente protestaron contra el inmenso saqueo de que está siendo objeto la nación debido a la reforma energética que el Ejecutivo y Legislativo federales acaban de consumar, en días recientes. La lucha de este movimiento continuará hasta lograr el cabal cumplimiento de nuestras demandas muy legítimas y con la esperanza de que nuevas generaciones de jóvenes nos releven más temprano que tarde, por el bien de nuestra maltrecha sociedad.”

 El 1° de septiembre, en pleno día del Informe Presidencial, esta protesta enérgica es fehaciente de que el país que percibe febrilmente Peña Nieto está lejos, pero muy lejos, de la cruda realidad nacional. De la Peñalandia neoliberal primermundista con las reformas estructurales del “Pacto por México” a la pobreza que afecta drásticamente a millones de adultos mayores hay un abismo insondable. Peña Nieto no tiene ninguna política para atenuar y resolver esta problemática tan grave; tampoco tiene, ni tendrá, ninguna alternativa a la profunda crisis social. De mal en peor. México for export.