Día del Maestro… en lucha

A los compañeros cooperativistas

de TRADOC,  a diez años de su

triunfo

La conmemoración del Maestro se da en el marco de una hiperviolencia social. La brutal represión por el Estado contra los jornaleros de San Quintín es prueba fehaciente de que el gobierno federal y local no tiene ninguna política para resolver sus demandas legítimas. Es muy fácil criminalizar la protesta social y reprimirla ferozmente en lugar de otorgar un alza salarial justificada. A las fuerzas gubernamentales se les hace muy fácil reprimir a trabajadores, mujeres y niños que enfrentar a los feroces narcos criminales armados hasta los dientes ¡Qué sencillo es aplastar movimientos sociales legítimos y pacíficos en lugar de combatir al crimen organizado! ¡Qué valientes las fuerzas de orden! ¡Un Estado canalla!

Esta fecha se realiza en plena crisis social, económica y política y la profunda degradación del régimen político priista hundido en la corrupción, la impunidad, la simulación y el cinismo. La dizque Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto ha sido un total fracaso porque nunca tuvo la intención de ninguna reestructuración profunda de la enseñanza básica y secundaria, pues consiste en una mera adecuación administrativista laboral para seguir controlando corporativamente al gremio magisterial y anular conquistas gremiales. La defenestración de la cacique sindical Esther Gordillo nunca pretendió resolver la crisis sino a renovar los amarres corporativos clientelares revestidos de Azul Turquesa. La corrupción sigue imperando en el sindicalismo charro del SNTE y la alternativa democrática de la CNTE es vigente con todos los problemas y límites de un movimiento que lucha por un nuevo sistema educativo.

La crisis educacional no tendrá ninguna alternativa mientras prevalezca el orden neoliberal bajo el gobierno peñista cuyo Secretario de Educación Pública es un político carente de toda formación profesional en un sector estratégico para empezar a superar los graves problemas nacionales. La educación en general –desde la básica a la superior– está en crisis debido a las políticas neoliberales con su orientación tecnocrática–mercantilista. Los maestros democráticos conscientes no tienen nada que festejar. Este quince de mayo  saldrán para defender sus derechos laborales, y han venido luchando por “no permitir un sindicato secuestrado y puesto de rodillas ante el Estado, que sólo atina a decir que todo está bien y que no pasará nada. Los primeros efectos se empiezan a mostrar con aquellos que han salido no idóneos en el examen y que no han podido cubrir interinatos, menos una plaza permanente, y con los nuevos maestros que ya no tienen plaza base, el despido masivo de maestros en el programa SEA (76) con más de 15 años de existencia y que ahora pretenden hacerlos firmar un contrato de tres meses. El plan del Estado camina como lo planeó y el SNTE se mueve como comparsa del patrón, en nuestras manos está cambiar el rumbo.” Así lo plantea el Movimiento de Bases Magisteriales (MBM).

Hay cientos de miles de niños sin acceso a la educación y decenas de miles jóvenes son repelidos de la enseñanza superior pública por las políticas neoliberales que reducen el gasto social educativo y cultural. Más de siete millones jóvenes no tienen trabajo ni educación superior; pero eso sí, el gobierno federal gasta miles de millones de pesos en la compra de armamento dizque en la guerra contra el narcotráfico. Algo podrido huele en todo esto.  Los profesores del país en su mayoría pasaron a la condición de “pobresores”, incluidos los maestros universitarios: “Las y los profesores ‘de asignatura’ (de tiempo parcial) –así lo afirma tajantemente Manuel Gil Antón, investigador de El Colegio de México–, un enorme conjunto de académicos que trabajan a destajo, sostienen a las licenciaturas en México. No tienen contratos de tiempo completo, pero laboran de tiempo repleto. La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, ANUIES, dio a conocer… el enorme conjunto de académicos que, trabajando a destajo, sostienen a las licenciaturas en México: los y las profesoras ‘de asignatura’… Si en todas las Instituciones Educativas Superiores del país trabajan cerca de 340 mil académicos, alrededor de 85 mil tienen un vínculo laboral que asegura 40 horas de trabajo a la semana… Cerca de 23 mil son la crema y nata del oficio, pues además de contar con un contrato estable, obtienen bonos en sus instituciones y reciben aún más dinero al ser parte del Sistema Nacional de Investigadores, el SNI… Abajo de la clase premier, el resto de los tiempos completos, 65 mil, trabajan con mayor frecuencia en la docencia temprana pero desde luego no bastan: hay 3.5 millones de estudiantes que atender en las licenciaturas del país ¿Quién se hace cargo de la docencia? 255 mil maestras y profesores. Imparten 7 de cada 10 cursos que se ofrecen… La mayoría gana entre 50 y 90 pesos por hora/pizarrón. Sus contratos son inestables, no tienen derecho a ingresos adicionales ni a sabáticos o lujos similares. Las autoridades no los consideran realmente académicos, pero aprovechan su empleo intensivo como la base de la educación superior nacional. Los jornaleros del gis y el borrador salen temprano. Madrugan los peones.” Así acontece en la Universidad de Guadalajara y el Colectivo de Reflexión Universitaria (CRU), en lucha por la democratización de la UdeG, se solidariza con los profesores de asignatura y con los jornaleros. “El maestro luchando también está enseñando”. Marcha del Parque Rojo al centro a las 10 horas AM.